Chocolate tabasqueño por el mundo
07 de diciembre del 2019

Chocolate tabasqueño por el mundo

Continúa “el fresco” en tierras tabasqueñas. Ya dejen de molestarnos con el frío que sentimos, la neta, sí, si todo el año está el calor insoportable, nomás baja dos que tres grados el termómetro y nos andamos “enchamarrando”. 

 

 

1.- Chocolate tabasqueño por el mundo 

 

Inició la décima edición del Festival del Chocolate del 20 al 24 de noviembre en la nave tres del parque Tabasco. Chefs locales, nacionales e internacionales nos muestran sus mejores platillos elaborados con cacao o sus derivados y claro los expositores locales quienes nos traen muchos desde su hacienda lo mejor de su chocolate, polvillos, tablillas, y muchos productos más derivados provenientes de esa semilla sin igual. Cacao, pues. 

 

Yo solo espero que quienes se dedican a trabajar con el cacao, les vaya cada vez mejor. Y valoremos el regalo tan inmenso que nos dan nuestras tierras húmedas. Cuando nos acercábamos al municipio de Cárdenas, olía a chocolate, real. Así debería oler todo Tabasco. 

 

 

2.- Ahorita no joven, la seguridad hasta el 2021

 

El secretario de seguridad pública en Tabasco, Ángel Mario Balcázar, dijo que hasta dentro de dos años se verán reflejados los resultados de lo que se ha implementado en pro de la seguridad de los ciudadanos, de los tabasqueños, pues. 

 

¿Cómo le quedó el ojo? No le busque. Ya ni llorar es bueno, dice la canción. A seguir cuidándonos y esperando regresar con bien a casa. Y deseo que así siempre sea. 

 

3.- Que vengan los bomberos que estoy desfilando

 

Fuimos noticia nacional por lo sucedido en Cunduacán con un elemento de la policía municipal, quien durante el desfile conmemorativo del 20 de Noviembre realizaba algunas piruetas sorteando su integridad física al atravesar un aro incendiado. 

 

Pues sí, siguen con los mismos trucos, como si estuviéramos en 1997. En fin. Al momento de saltar el cálculo no fue el mejor y el valiente policía terminó cayendo sobre las llamas. Y lo que debió terminar en aplausos, fue un momento de tensión para el público que gritó cual película de terror. Con esto concluimos que la policía debería estar procurando la seguridad del pueblo y no ensayando para nada. Y que contamos con cero protección contra accidentes, porque al pobre hombre ya se le habían chamuscado las pestañas y el extintor estaba más cerca de todos, menos donde se necesitaba. 

 

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}