La Anhelada reconciliación

Por: Etiquetas:

11 junio 2019 147

Dos momentos significativos se dieron la semana pasada y que fueron interpretados como la concreción de la tan anhelada reconciliación de Tabasco, prometida por el gobernador Adán Augusto López Hernández: el evento conmemorativo del aniversario luctuoso de Carlos A. Madrazo Becerra y el regreso de Andrés Granier.

Dicen que en política no hay casualidades y también que, en esta actividad, forma es fondo. Bajo estas premisas, podemos observar que la presencia de Roberto Madrazo, de Pico y de los verdes, en un evento oficial encabezado por el gobernador, al que también acudió Manuel Andrade Díaz y por supuesto el Gurriísmo, grupo del que muchos ostentan hoy un cargo público, es sin duda el inicio de la recomposición social y política de Tabasco.

La armonía que se evidenció en el acto del 4 de junio, se acentúo con sendas declaraciones de los herederos del Ciclón del Sureste. Por un lado, ROMA ponderando de manera positiva las acciones de la 4T y por otro, Pico abriendo la puerta a una alianza PVEM-Morena, que se ratificó el fin de semana al aparecer muy animosos “all together”, los dirigentes estatales y militantes de ambos partidos en el evento de apoyo al presidente López Obrador, en Plaza de Armas.

Civilidad política, dirían algunos, pero lo cierto es que, aunque muchos fundamentalistas de la izquierda tabasqueña le siguen haciendo el fuchi a los Madrazo, en la práctica a este tema parece que se le ha aplicado el “borrón y cuenta nueva”, por parte las cúpulas de los dos bandos, para transitar por caminos más tersos que sirvan en el futuro para seguir consolidando sus proyectos.

Por otro lado, la libertad lograda por el Químico Granier y por quienes fueron acusados con él, es sin duda el resultado de un acuerdo político, operado desde las instancias judiciales, que le puso fin a una pesadilla sexenal, vivida por el todavía popular Chelo, para quien, el hecho de estar de nuevo en su casa, implica un acto de reconciliación fomentado desde el poder.

Pero a diferencia del madracismo (el de Roberto y Pico, que en esencia es el mismo), los granieristas tienen menos oportunidades de participación y aunque hay muchas simpatías hacia Andrés Granier, éstas no se le endosan en automático a su grupo. 

Adán está operando políticamente para construir un estado política y democráticamente armónico, que le dé oportunidades de participación a quienes tienen posibilidades se hacer política, con presencia y liderazgos reales, que sumen y construyan. El reto será que todos lo entiendan así…

Antes de bajarnos del caballito…

Quienes son de plano una especie en extinción son los perredistas. Sin ningún liderazgo auténtico, lo que queda de las tribus se pelean un cascarón. NI Gaudiano, ni los núñistas logran levantar, mientras Fócil se desgasta tratando de recoger los pedazos que dejaron aquellos dos…

El TioVivo

fernando.valdesleyva@hotmail.com

 @Fer_valdesleyva

Fernando Valdés Leyva


Deja un comentario