Giovana conoció a la mamá de Fátima en una fiesta; incluso vivió en su casa

b_420_0_16777215_00_images_nacional_febrero-2020_gladisgiovana-focus-0-0-983-557.jpg

Giovana tenía dos hijas, una de ellas compañera de Fátima en la escuela; Maria Magdalena le abrió la puerta de su casa para huir de la violencia de su pareja

Gladis Giovana es la principal responsable de la privación ilegal de la libertad de Fátima, que derivó en su abuso sexual y asesinato.

 

La noche del miércoles 19 de febrero fue detenida, en Isidro Fabela, Estado de México, junto a su pareja, Mario Alberto, señalados por el crimen contra a menor de siete años de edad.

 

Las autoridades capitalinas fueron insistentes en que Gladis Giovana era cercana a la familia de Fátima, por ello la menor no puso resistencia cuando se la llevó de la escuela Enrique C. Rébsamen, en la alcaldía Xochimilco, en la Ciudad de México, el pasado 11 de febrero.

 

Y así era. Giovana y María Magdalena, la mamá de Fátima, se conocieron en una fiesta donde Álvaro, un amigo en común, las presentó.

 

 

En la fiesta también estuvo presente Mario Alberto, el esposo de Gladis Giovana. Ambos tienen dos hijas pequeñas, mismas con las que se encontraban cuando fueron detenidos. Una de ellas era compañera de escuela de Fátima.

 

Poco a poco, María Magdalena y Gladis Giovana comenzaron una relación de amistad, misma que se fortaleció.

 

La relación de amistad alcanzó a tal grado que Gladis Giovana incluso llegó a vivir en la misma casa que Fátima; le ofreció un cuarto porque la mujer dijo que sufría violencia de su esposo.

 

Vecinos relatan que Gladis Giovana sufría constante violencia de Mario Alberto, en una ocasión, dijeron, intentó prenderle juego.

 

 

Tal es la amistad que María Magdalena dudó que Gladis Giovana fuera responsable de la muerte de su hija de siete años.

 

"Vivió aquí en la casa, no creo que haya sido capaz, ella tiene dos niñas pequeñas y nunca vi que las maltratara, por eso dudo que le arrebatara la vida la mía. A su esposo no lo conocía y no sé por qué tomaría represalias en contra de mi hija", refiere María Magdalena.

 

Y añade: "Probablemente el asesino sea su marido, porque yo a ella la creo incapaz, pero fue su cómplice".

 

Giovana dejó la casa de Fátima hace poco más de un año por una pelea entre las familias y se mudó al barrio de San Felipe, junto con Mario Alberto.

 

En esa casa fue donde las autoridades capitalinas encontraron prendas de la niña de siete años y de la mujer, así como demás objetos personales, huellas, manchas y datos que facilitaron la identificación de ambos señalados.

 

Gladis Giovana se dedicaba principalmente al hogar, aunque en ocasiones vendía tamales.

 

En la colonia donde vivía, la mujer era ubicada por sus zapatos blancos, de los cuales nunca se separaba e incluso utilizaba cuando se llevó a la menor del colegio.  

 

"Siempre ella andaba con sus zapatos. La caracterizaba sus zapatos blancos, nunca se los quitaba para nada, y ese suéter de colores, todo el tiempo los traía", relató una vecina.

 

Tras llevarse a Fátima de la escuela, el 11 de febrero, Gladis Giovana se la llevó a su casa en San Felipe, entonces fue torturada, abusada sexualmente y asesinada. Su cuerpo fue encontrado cinco días después dentro de una bolsa en la alcaldía de Tláhuac.

 

Luego, tras difundirse sus rostros en los medios de comunicación como responsables del crimen, la pareja huyó a Isidro Fabela, Estado de México, donde pidieron asilo a una tía Mario Alberto, a quien le confesaron el asesinato de Fátima.

 

Vecinos reconocieron a la pareja y la denunciaron ante las autoridades capitalinas y mexiquenses, quienes la detuvieron. Actualmente se encuentran recluidos en un Ministerio Público de Atizapán de Zaragoza.

Más Noticias Nacionales

              

    

   

{loadposition date}