Del porno, del aborto y de cosas peores…
18 de noviembre del 2019

PUNTO DE VISTA

Del porno, del aborto y de cosas peores…

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_AHUMADAB.jpg

El tema se ha colocado de nueva cuenta dentro de la agenda pública, en realidad nunca ha salido, pero sí en muchas ocasiones no ha sido prioritario. El aborto es el ariete de batalla de grupo de ideologías opuestas. Como el porno, comparten la peculiaridad de que no permiten a nadie mantenerse al margen de una opinión, no es un tema que nos deje indiferentes, ni como individuos, ni como sociedad.

 

Se ha insistido en tratar de encontrar una relación entre la pornografía y el aborto, o entre las drogas y el aborto, o entre la violencia y las drogas, o entre la prostitución y el alcoholismo, pues claro, todos estos actos son moralmente reprochables, aberrantes, algo deben de tener en común. Y es que lo que tienen en común es la insistencia de la sociedad de analizarlos a través de un rasero moral, es decir, dejar de lado cuestiones sociológicas, antropológicas y psicológicas para mirarlos desde una perspectiva moralista, que en definitiva es una exposición maniquea de los hechos: bueno o malo, sin puntos medios. Esta dicotomía simplista crea acalorados debates donde la razón da paso a la pasión, ya que la falta de argumentos se suple con manoteos, aspavientos y una, poco útil, personalización de la problemática. 

 

 

La pregunta fundamental que repta entre los debates pro y anti aborto es: ¿qué es la vida?, y su derivada: ¿qué es un ser humano? (así como la pregunta que sostiene la pornografía es, “¿qué es el cuerpo?”). Es un cuestionamiento profundo que enfrenta a biologicistas contra religiosos, es la antigua lucha filosófica de los griegos entre materialistas e idealistas. Meterse en el debate es intentar responder la pregunta existencial por excelencia: ¿existe Dios? Con todo y eso, en un intento por abordar la problemática, no podemos más que armarnos con leyes jurídicas, teorías, religiosidad, ciencia e historia para tratar de acercarnos, sólo acercarnos, a una respuesta que nos deje satisfechos a todos…  imposible, ¿verdad? El intento se hace.

 

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}