Cómo Estados Unidos está “matando” una de las industrias más fuertes de China
17 de octubre del 2019

Cómo Estados Unidos está “matando” una de las industrias más fuertes de China

b_420_0_16777215_00_images_economia_julio_01_china.jpg

En el año 2000, China tenía dos supercomputadoras clasificadas entre las 500 más rápidas del mundo. Diez años después, una máquina llamada Tianhe-1A encabezó la lista mundial de esta categoría. Sin embargo, esta funcionaba con microprocesadores Intel.

Así que, cuando en 2015 Estados Unidos le prohibió a su gigante en la fabricación de microprocesadores que vendiera a cuatro laboratorios chinos de supercomputadoras —por temor a que las máquinas se emplearan para simular explosiones nucleares— podría haber esperado que se redujera el avance de China en ese campo.
 
Por el contrario, este país presentó otra supercomputadora, Sunway TaihuLight, la cual encabezó la clasificación en 2016 y 2017; esta vez, impulsada totalmente por microprocesadores fabricados allá. No obstante, las sanciones estadounidenses más recientes sí se harán sentir.
 
El 21 de junio, el Departamento de Comercio de Estados Unidos agregó a la lista negra otras cinco compañías de supercomputadoras con el argumento de que también representaban una amenaza a la seguridad nacional.
 
La prohibición de exportación prohíbe a las empresas estadounidenses venderles microprocesadores e “interconexiones” que permitan que estos se comuniquen entre sí. Un instituto dirigido por el Ejército que diseñó microprocesadores para la máquina de vanguardia más reciente a nivel mundial está en la lista, así como Sugon, la cual ha fabricado una tercera parte de las cien supercomputadoras más rápidas de China.
 
De igual manera, Hygon, producto de una fusión de 2016 entre Sugon y Advanced Micro Devices (AMD), una empresa estadounidense de semiconductores. Los microprocesadores Intel controlan la computación de gran potencia en computadoras de escritorio, servidores y supercomputadoras.
 
Sin embargo, AMD fabrica microprocesadores avanzados que son compatibles con la tecnología de Intel. El acuerdo de 293 millones de dólares le otorgó a Hygon la capacidad de fabricar réplicas muy similares a los diseños de AMD ligeramente más lentas… y que China fuera un fabricante local de componentes fundamentales.
 
La prohibición más reciente cancela prácticamente todos los acuerdos de AMD con Hygon. Está prohibida la transferencia de propiedad intelectual y de respaldo técnico. El fabricante de los microprocesadores de imitación, GlobalFoundries, es estadounidense, así que también tiene prohibido trabajar con Hygon. Para encontrar una fundición alternativa, se requerirían retoques onerosos al diseño de los chips.
 
AMD ha transferido con cautela solo los conocimientos que necesita Hygon para copiarlos pero no para construirlos.
 
Ciertamente, ha sido un golpe, pero no fulminante. El año pasado, nuevas computadoras estadounidenses terminaron con la supremacía de China; invertirá dinero para recobrarla. Jack Dongarra, un experto en supercomputación en la Universidad de Tennessee quien ha analizado el microprocesador de Sunway, dice que es “muy impresionante”.
 
Se han esparcido rumores de que hay una gran supercomputadora nueva impulsada por microprocesadores con licencia de AMD zumbando en un laboratorio Chino.
 
Para China, esta lista negra, días antes de que el presidente Donald Trump se reúna con su contraparte china, Xi Jinping, en la cumbre del G20 en Japón, parece ser parte de una táctica de negociación en la guerra comercial entre estos dos países.
 
En mayo, Trump señaló que podría aminorar las restricciones a las exportaciones que se habían impuesto sobre Huawei, un gigante de las telecomunicaciones chino. De acuerdo con The New York Times, incluso si no lo hace, Intel y Micron, otro fabricante de microprocesadores, ya están sorteando la prohibición para Huawei por caminos que, según ellos, son legales.
 
FedEx está demandando al gobierno estadounidense por el trabajo “imposible” de inspeccionar los paquetes que tienen por destinatarias a las empresas chinas de la lista negra. No es fácil minar el avance de los chinos en materia de computación.

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}