Los merecimientos del PRD

Por: Etiquetas:

8 enero 2019 108

“Los perredistas no merecemos esa representación en el Congreso”, palabras más, palabras menos, es lo que afirmó en entrevista el senador por Tabasco Juan Manuel Fócil, al opinar sobre los liderazgos que tiene el PRD en la actual legislatura y que él se niega a avalar.

Cada partido tiene la representatividad que se merece y se la merece porque es con esos cuadros con los que jugó. Como organismo permitió que se usaran sus siglas, su mucho o poco capital político, sus estructuras y general toda su organización para favorecer a un grupo que, en 6 años, se encargó que destruir lo poco que quedaba de Tabasco.

Hoy, Fócil y muchos perrediestas no sienten que Agustín Silva, Dolores Gutiérrez, Ricardo Fitz o los demás diputados del Sol Azteca tengan algo que ver con las bases y los orígenes de ese partido, pero en su momento fueron omisos a la hora de exigir representatividad o de plano, fueron arrasados por quien desde el poder (Núñez y cofradía) les arrebataron los espacios en el PRD.

Es cierto que ante el tsunami que realmente fue Morena en el pasado proceso, poco tenía que hacer el entonces partido dominante, sin embargo, hoy no es válido decir que la culpa es de otros, cuando como instituto político, no supieron representar a su militancia y mucho menos, entendieron para qué sirve ser gobierno.

Reducidos a una mínima representación, igual que el PVEM y (lastimosamente después de lo que fue) también el PRI, los perredistas tienen que aceptar que los culpables de lo que hoy tienen, son ellos mismos y que si en consecuencia, reciben el rechazo de ex simpatizantes y ciudadanos en general, se debe a los errores que como partido cometieron.

En una nueva geografía política, la oposición en Tabasco debe pensar en nuevas formas de hacer política, porque lo que tienen en frente es un robusto aparato político que sabe cómo interactuar con la sociedad, por lo que se vaticina una larga permanencia como partido mayoritario a pesar de la novatez de algunos de sus cuadros, a quienes en su momento, se les dará su justa dimensión. Al tiempo…

Antes de bajarnos del caballito…

En los últimos días de diciembre, se sabía que sobre el escritorio del hoy Gobernador Adán Augusto López Hernández estaba una baraja de nombres para la Secretaría de Gobierno, que ya había sufrido varias modificaciones. Finalmente la decisión de ubicar ahí a Marcos Rosendo Medina Filigrana recibió buenos comentarios y éste de inmediato atendió asuntos urgentes, aun sin recibir oficialmente el encargo. La misión era apagar fuegos y demostrarle a los tabasqueños que ahora sí habrá un secretario “cada vez más cerca de ti”.

El TioVivo

fernando.valdesleyva@hotmail.com

@Fer_valdesleyva

Fernando Valdés Leyva 

 


Deja un comentario