Los moches

Por: Etiquetas:

7 agosto 2018 109

Cuando el presidente electo (este miércoles deberá oficialmente recibir su constancia de mayoría) Andrés Manuel López Obrador ofreció eliminar la corrupción, muchos pesaron que hay varias maneras de caminar en la rayita para poder torcer alguna práctica administrativa en beneficio personal.

Una de esas prácticas es la de los llamados “moches”, que eran recursos que manejaban a discreción los diputados federales y que aplicaban en obras para los municipios que ellos elegían, con la consabida comisión para el legislador, amén de exigir que se contratase a determinada empresa para la realización de la obra.

El fin de semana pasado, estuvo en Tabasco el diputado federal electo Mario Delgado Carrillo quien será el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, para reunirse con sus homólogos tabasqueños y posteriormente participar en una rueda de prensa.

Entre lo que el futuro legislador anunció, está el fin de los moches. Delgado dijo que los diputados no tendrán a su disposición recursos con los cuales negociar y se le podrá poner fin así, a una práctica en las que unos cuantos se hacían de recursos que por derecho no les correspondían.

Pero los moches no están sólo ahí. Una queja constante por parte de empresarios contratistas y comerciantes, es la práctica común de pedirles como condición para darles contratos, agilizar sus pagos o cualquier trámite que sea necesario, un porcentaje del monto del contrato.

Como es de esperarse, quien finalmente paga esas mordidas, es el pueblo que recibe obras con menor calidad a la contratada, pero además quien arriesga prestigio y su estabilidad empresarial es el contratista. El funcionario que recibe el moche, gana miles de pesos sin hacer el más mínimo esfuerzo que exigir dinero de quienes invierten, pagan impuestos y generan empleos.

Si vamos a acabar de una vez por todas con la corrupción, debemos empezar a eliminar estas prácticas y mandar una señal de confianza a los ciudadanos. Así como en el Congreso de la Unión se acabará con esas malas costumbres, en lo local debe hacerse algo efectivo para darle muerte, de una vez por todas, a los nefastos moches…

Antes de bajarnos del caballito…

No faltan los vivales que están pidiendo dinero a los empresarios para “inscribirlos” en una lista de contratistas a los que se les dará obra el próximo año. Las cuotas que piden son del orden de los 100 mil pesos. Imagínese usted el cinismo de estos estafadores…

 

El TioVivo

fernando.valdesleyva@hotmail.com

@Fer_valdesleyva

Fernando Valdés

 

 


Deja un comentario