EL TIOVIVO – De partidos, militantes y sus resultados

Por: Etiquetas:

10 julio 2018 133

Los números del proceso electoral reciente son el argumento más elocuente que puede esgrimirse cuando se habla de la fuerza específica que cada partido tiene en este momento, en lo nacional y por supuesto, en el plano local.

La correlación de esas fuerzas ha cambiado de una manera inédita, al grado que a quienes ostentaban el poder, les tocó apenas unas cuantas plurinominales que no tienen mayor incidencia en la toma de decisiones.

El PRI no ganó en lo nacional, nada más que un distrito y en Tabasco…simplemente no ganó nada. Si eso no es una catástrofe electoral, entonces sería difícil encontrar una palabra que lo explique.

Hoy, los que se quedaron con el otrora partidazo, han empezado a argumentar pretextos ya escuchados, como el que se alejaron de sus bases por abrirle la puerta a quienes no tenían identidad; que fueron rehenes de los grupos de poder; que los errores del gobierno federal los arrastraron, etc. etc. etc.

Se les olvida o quieren ocultar, que ellos mismos fueron quienes permitieron que todas esas condiciones se dieran. Cada vez que se generaban políticas impopulares, defendían lo indefendible con una escandalosa genuflexión que finalmente se les generó que la voluntad popular les estrellara en pleno rostro su realidad.

En tanto, el PRD -el partido en el poder en Tabasco- se convirtió en flor de un día, incapaz de retener el poder buscado desde hace más de 30 años y alejado de aquellas causas que motivaron simpatías entre un sector muy grande de la sociedad.

Si en lo local el PRI perdió, al pasar del segundo al tercer lugar, el partido del Sol Azteca perdió más, porque nada duele tanto que dejar de gozar de las canonjías que da el poder.

Sus cuadros como los alcaldes que buscaron la reelección, incluyendo al de Centro que buscó la grande, no lograron siquiera la conformación de alguna estructura eficiente que les garantizara el triunfo.

Así, la nueva conformación del escenario político, deja muy mal parados a priistas y perredistas quienes deberán de trabajar con poco dinero, sin credibilidad y con una militancia ofendida por sus dirigencias…

Antes de bajarnos del caballito…

Que en TVT no hay ya vehículos para trabajar. Resulta que los que había eran rentados (¿negocio de quién?) y ahora como “no hay dinero”, los mandaron a recoger. Vaya, vaya…


Deja un comentario