Testigo Fiel – AMLO, el tigre y el diablo

Por: Etiquetas:

27 junio 2018 140

La primera advertencia del candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador fue que si había fraude en la elección del domingo próximo, él no sería quien amarraría al tigre en franca referencia a las acciones violentas que sus seguidores podrían desatar en el país.

Eso fue a principios del mes de marzo pasado cuando se reunió con los banqueros a quienes aclaró que si lo trampean este próximo primero de julio se irá a su finca ‘La Chingada’ pero que ya no será quién amarre al tigre. “El que suelte al tigre que lo amarre, yo no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral”.

Ahí quedó registrada la amenaza del tabasqueño, quien ya es su costumbre mandar al carajo a las instituciones y de realizar protestas callejeras cuando los resultados electorales no le favorecen. Y ésta vez si pierde no será la excepción.

El más reciente aviso vino hace apenas un par de días de la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky en una rueda de prensa que ofreció en el Senado de la República.

“Que no se atrevan  a querer hacer fraude porque sí se van a encontrar con el diablo…”. Hasta ahí la nueva amenaza de los morenistas.

De hecho ya hay la instrucción para que en cada estado, los de Morena se vayan pronunciando en el mismo sentido.

Así que López Obrador, ya no sólo soltará al tigre a sus adversarios políticos sino que ahora hasta les dice que se toparán con el mismísimo diablo.

Llama la atención que si el señor López asegura que va arriba en las encuestas, que ya es inalcanzable por el resto de los contendientes, y que casi casi es el presidente de la república, entonces no habría de que preocuparse.

Sin embargo, tales advertencias hacen suponer que los números no les cuadran y que la realidad dista mucho de lo que se presume en las plazas públicas o en los sondeos de opinión  ¿No creen?

Por lo que se ve, en Morena están ya nerviosos y en estas condiciones los errores que cometan tendrán altos costos el día de la jornada electoral. La violencia no conviene a nadie.


Deja un comentario