Cientos de ánimas deambulan por cementerios y calles de Mérida
11 de noviembre del 2019

Cientos de ánimas deambulan por cementerios y calles de Mérida

b_420_0_16777215_00_images_VER2.jpg
El sonido del caracol y los rezos del sacerdote maya hicieron que los 13 cielos del mundo Maya se abrieron para que cientos de ánimas deambularan por el cementerio y calles de la ciudad de Mérida, Yucatán.
Se trata del “Paseo de las Ánimas“, una fiesta en la que se celebra el permiso que otorgó a los difuntos el dios Hunap Kú, la deidad máxima de los mayas, para caminar en el mundo de los vivos y convivir con sus seres queridos.
El “Paseo de las Ánimas” en su onceava edición, inició con la bendición del X´men o sacerdote maya a los 4 puntos cardinales.
José Guadalupe, sacerdote Maya, explicó “Para que pida al dios Hunap Kú para que levanten los muertos, para que salgan a comer, salgan a vivir, para que salgan a caminar los antiguos”.
 
Se prendieron velas y se escenificó una caminata nocturna en las que las ánimas salen del cementerio para recorrer las calles empedradas de los barrios más antiguos de Mérida, aquellos con más de 400 años de historia.
Saydy Canché, testigo, comentó: “Representando la muerte, invitándola a entrar a nuestras tradiciones mayas y mestizas, es una experiencia única revivir las tradiciones mayas”.
 
Música autóctona con tambores y flautas mayas, una fiesta popular en la que el arte y religión del pueblo Maya se funden en uno solo.
 
Se reza en español y en maya, y el ambiente funerario en esta caminata se acentuó con los rostros pintados en forma de calavera y vestidos con traje regional, las mujeres con el huipil bordado, ataviadas de joyas, y los hombres de blanco con el traje de mestizo.
Las ánimas caminaron entre más de 65 mil personas que acudieron a esta fiesta, la más importante de Yucatán.
 
Argelia May, testigo del “Paseo de las Ánimas“, comentó: “Las ánimas que están acá están caminando con la vela que está encendida para ver el camino a su destino, creen que no están muertos”.
 
Los aromas del mucbilpollo e incienso que salieron de los 330 altares instalados a lo largo del derrotero, contribuyen a recrear la antigua tradición del Hanal Pixán, que en español significa comida de ánimas.
Una tradición maya en el que las personas preparan alimentos para que la esencia sea consumida por los fallecidos.

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}