Criadero de héroes
18 de octubre del 2019

Criadero de héroes

b_420_0_16777215_00_images_nacional_septiembre_000000criad.jpg

El Centro de Producción Canina logra 300 cachorros que serán perros de auxilio de alto nivel.

Esta es una base estratégica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana. En ella se forman elementos destinados a ayudar a la población en circunstancias adversas e imperan dos razas: pastor alemán y belga malinois.
 
Es el Centro de Producción Canina, ubicado en San Miguel de los Jagüeyes, Edomex, donde han nacido y se han adiestrado a héroes como Pánuco, Rayo y Pasta, cuyas labores de rescate tras el terremoto del 19S de 2017 quedaron grabadas en la memoria de los mexicanos.
 
El mayor médico veterinario José Ramón Martínez Sandoval aseguró que en el lugar han nacido más de mil cachorros que recibieron formación para ayudar a la población en caso de emergencia cuando se activa el Plan DN-III o en tareas diarias de seguridad.
 
“La función del centro es producir cachorros de alta calidad genética para ser adiestrados en las diferentes especialidades”.
 
Los pies de cría provienen de España, República Checa, Alemania y Holanda. “El centro cuenta con 52 reproductores: 42 hembras y 10 machos. Nuestra producción anual está programada para 300 cachorros”.
 
El proceso de reproducción inicia con las perras en celo, a las cuales se les realizan estudios para detectar el momento óptimo de la monta. Un mes después, a través de un ultrasonido, verifican si quedó preñada y comienza el monitoreo de la gestación.
 
Sesenta días después, bajo estrictas medidas de higiene y seguridad, nacen los cachorros, un promedio de ocho a 10 ejemplares por camada.
 
“Hay un aumento de alimentación para prepararla para el parto y dos semanas antes de éste, la perra ingresa al área de maternidad”, explica.
 
El cachorro recibe estimulación temprana para el sentido del tacto, ya que el animal nace sordo y ciego. “Estimulamos los cojinetes de patas traseras y delanteras, con movimientos que nos ayuden a empezar a desarrollar sus capacidades”.
 
Al cumplir los dos meses, comienza la socialización y el desarrollo de la seguridad del animal, a través de la práctica diaria en una pista diseñada para su entrenamiento.
 
“Aquí enfrentarán a diferentes texturas: pasto, graba, vitropiso, latas, un túnel, una rampa y pet, donde el ruido y el movimiento permiten que el cachorro adquiera seguridad”, detalló el veterinario.
 
El objetivo final es entregar a las brigadas de Policía Militar, cachorros equilibrados y con un atractor, para después ser adiestrados en las diferentes especialidades: guardia y protección; búsqueda y rescate; búsqueda y localización enervantes; búsqueda y localización de explosivos y rastreo.
 
El cachorro cumple tres meses y medio, y ya tiene su cuadro completo de vacunación; comenzará a salir del centro para acostumbrarse a otros olores, personas y vehículos. Al cuarto mes será enviado a una brigada donde terminará su adiestramiento.

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}