ICC pide al presidente López Obrador y líderes del G-20 una acción coordinada y efectiva ante COVID-19

b_420_0_16777215_00_images_nacional_marzo-2020_ET5bVwvXsAMCxAN.jpg

La International Chambero f Commerce (ICC) mundial y la Confederación Sindical Internacional (CSI), dicen a los Jefes de Estado y de Gobierno que sus acciones y “su liderazgo político, se requiere con urgencia” ante la pandemia

La International Chamber of Commerce (ICC) México extendió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el llamado conjunto del organismo internacional de empresarios y de los sindicatos a nivel global para que, como parte del G-20, en nuestro país también se genere una acción coordinada inmediata para hacer frente de una forma más efectiva a la crisis global propiciada por la Pandemia COVID-19.

 

En el mensaje que la presidenta de la International Chamber of Commerce (ICC) México, María Fernanda Garza Merodio transmitió al presidente de México, le expuso que “la crisis internacional generada por el COVID-19, exige coaliciones nuevas e inusuales para asegurar respuestas efectivas y coordinadas a nivel global, a través de un frente unido entre las empresas, los trabajadores y los gobiernos de todo el mundo”.

 

El llamamiento a los jefes de Estado del G-20 fue realizado por la International Chamber of Commerce (ICC) mundial y la Confederación Sindical Internacional (CSI), voz global de los

trabajadores del mundo el pasado 20 de marzo desde París, y firmado por los representantes de ambas organizaciones: Paul Polman y John W. H. Dento AO por ICC y Ayuba Wabba y Sharan Burrow por la CSI.

 

La propuesta va en el sentido de:

 

•  Controlar las infecciones y asegurar que los productos médicos estén en manos de quienes más los necesitan, contribuyendo a reducir las barreras comerciales que actualmente perturban las cadenas de suministro clave. 

•  Prestar apoyo directo a las pequeñas empresas y a los trabajadores. 

•  Que el sector privado apoye con las pruebas de detección a gran escala.

•  Y aumentar la asistencia internacional para ayudar a los más pobres.

 

“En ICC, consideramos que es el momento de redoblar nuestros esfuerzos para garantizar que la cumbre virtual del G-20, produzca la acción coordinada necesaria, para que las principales economías del mundo puedan desplegar sus capacidades para detener las consecuencias humanas y económicas de esta pandemia”, expresó Garza Merodio al presidente López Obrador.

 

En el llamado global, los empresarios y trabajadores dijeron a los líderes del G-20 que ellos tienen un papel especialmente importante que desempeñar para detener los crecientes costos humanos y económicos de la crisis actual.

 

“Estamos seguros que sólo una acción global coordinada será efectiva para enfrentar una amenaza que, por su propia naturaleza, no conoce fronteras”, por lo que, destacaron en su mensaje a los Jefes de Estado y de Gobierno del G-20, “su liderazgo político, se requiere con urgencia”.

 

El llamado a los líderes del G20 es a comprometerse a una acción inmediata para:

 

•  Poner productos médicos y de control de infecciones a la mano de quienes más los necesitan. El G20 debe revertir, y comprometerse a evitar, la prohibición a la exportación o límite en el flujo libre de todos los suministros médicos, medicamentos, desinfectantes, jabones y equipos de protección personal necesarios. Observamos con grave reocupación la duplicación en los reportes de las restricciones a la exportación de productos esenciales relacionados con COVID-19 durante la semana pasada. 

 

El uso cada vez frecuente de políticas de “mendigar al vecino” deben detenerse de inmediato, dada la naturaleza globalmente integrada de las cadenas de suministro de productos médicos, alimentos y otros productos esenciales. Las restricciones comerciales a corto plazo solo exacerbarán el posible costo a largo plazo de un virus que cruza las fronteras con facilidad. 

 

•  Brindar apoyo directo para apoyar a pequeñas empresas y trabajadores. Las micro, pequeñas y medianas empresas, que constituyen la columna vertebral de la economía mundial y sus trabajadores que representan más del 80% del empleo en muchos países, serán las más afectadas por los impactos económicos de COVID-19. Hacemos un llamado a los líderes del G20 para que se comprometan con medidas urgentes de estímulo y salvaguarda para apoyar a las MIPYMEs y los ingresos de los trabajadores afectados, incluidos los del sector informal, y evitar el desempleo desenfrenado. Debemos mantener la viabilidad de millones de pequeñas empresas y la seguridad de los empleos en todo el mundo de los que dependen tantos trabajadores y familias. También se debe acordar una ampliación urgente de la protección social para los trabajadores desplazados y los que están en cuarentena. 

 

•  Permitir que el sector privado apoye con las pruebas: Tal y como el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado en repetidas ocasiones, la urgencia de esta crisis requiere un enfoque de todo el gobierno y de toda la sociedad. Hacemos un llamado a los países del G20 para que trabajen en colaboración entre proveedores públicos y privados relevantes para mejorar las pruebas de COVID-19 de manera no discriminatoria y accesible. Esto requiere liberar a todas las fuerzas del sector privado en apoyo de las autoridades de salud pública para realizar pruebas a escala con las garantías de privacidad adecuadas. Algunos países han tomado medidas en esta dirección, pero ahora se necesitan medidas inmediatas para salvar vidas. 

 

•  Aumentar la asistencia internacional: una crisis en casa, no es excusa para dejar atrás a los más necesitados. Hacemos un llamado a los líderes del G20 para que aumenten significativamente la asistencia financiera para ayudar a los países más pobres del mundo a lidiar con los probables efectos de COVID-19, tanto aumentando el financiamiento de ayuda para programas de salud pública, como medidas más amplias de ingresos y protección social como elementos centrales de las intervenciones económicas. Todo el apoyo gubernamental necesario para las empresas debe ayudar a garantizar una licencia por enfermedad remunerada adecuada para todos los trabajadores y, sobre todo, mantener a las personas en el trabajo.

 

 

SE ANEXAN LOS COMUNICADOS ENVIADOS AL PRESIDENTE DE MÉXICO, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, Y A LOS LÍDERES DEL G-20.

 

Lic. Andrés Manuel López Obrador

Presidente Constitucional Estados Unidos Mexicanos

P r e s e n t e  

 

Respetable Señor Presidente:

 

Me dirijo a usted en nombre de la International Chamber of Commerce México (ICC México) misma que me honro en presidir, con objeto de transmitir a usted misiva conjunta de la International  Chamber of Commerce (ICC) y la Conferencia Sindical Internacional (ITUC por sus siglas en inglés), en la que solicitamos a los Jefes de Estado y de Gobierno de los países que integran el G20, que adopten medidas coordinadas y audaces, para no dejar atrás a nadie en respuesta a la pandemia COVID-19. 

 

La International Chamber of Commerce (ICC), es el representante institucional de más de 45 millones de empresas, y la Confederación Sindical Internacional (ITUC), la voz global de los trabajadores del mundo.  

 

La crisis internacional generada por el COVID-19, exige coaliciones nuevas e inusuales para asegurar

respuestas efectivas y coordinadas a nivel global.  Estamos seguros que a través de un frente unido entre las empresas, los trabajadores y los gobiernos de todo el mundo, podremos hacer frente de una forma más efectiva a esta crisis.  

 

Nuestra carta conjunta, pide a los líderes mundiales que se comprometan a una acción coordinada inmediata para:   

 

• Controlar las infecciones y asegurar que los productos médicos estén en manos de quienes más los necesitan, contribuyendo a reducir las barreras comerciales que actualmente perturban las cadenas de suministro clave. 

• Prestar apoyo directo a las pequeñas empresas y a los trabajadores. 

• Que el sector privado apoye con las pruebas de detección a gran escala.

• Y aumentar la asistencia internacional para ayudar a los más pobres. 

 

En ICC, consideramos que es el momento de redoblar nuestros esfuerzos para garantizar que la cumbre virtual del G-20, produzca la acción coordinada necesaria, para que las principales economías del mundo puedan desplegar sus capacidades para detener las consecuencias humanas y económicas de esta pandemia. 

 

Desde ICC México y la ICC estamos comprometidos a brindar el apoyo necesario al Gobierno Federal para cumplir con el propósito de construir un México más próspero para todos. 

 

Agradecemos su consideración ante este llamado internacional y quedamos de usted. 

Atentamente

 

María Fernanda Garza Merodio

Presidenta

 

 

20 de marzo de 2020 

 

CARTA ABIERTA A JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO DEL G20

 

Las empresas y los trabajadores globales están unidos en un llamado a la acción coordinada de los líderes del G20 que no deje a nadie atrás en respuesta a la pandemia de COVID-19.

 

Estimados líderes mundiales, 

 

Le escribimos en nombre de la International Chamber of Commerce (ICC), el representante institucional de más de 45 millones de empresas, y la Confederación Sindical Internacional (CSI), la voz global de los trabajadores del mundo.

 

Agradecemos el reciente anuncio de la Presidencia del G20 de convocar una cumbre virtual en respuesta a la pandemia de COVID-19. Los líderes del G20 tienen un papel especialmente importante que desempeñar para detener los crecientes costos humanos y económicos de la crisis actual. Estamos seguros que sólo una acción global coordinada será efectiva para enfrentar una amenaza que, por su propia naturaleza, no conoce fronteras.

 

En este contexto, llamamos colectivamente a los líderes del G20 a comprometerse a una acción

inmediata para:

 

•  Poner productos médicos y de control de infecciones a la mano de quienes más los necesitan. El G20 debe revertir, y comprometerse a evitar, la prohibición a la exportación o límite en el flujo libre de todos los suministros médicos, medicamentos, desinfectantes, jabones y equipos de protección personal necesarios. Observamos con grave reocupación la duplicación en los reportes de las restricciones a la exportación de productos esenciales relacionados con COVID-19 durante la semana pasada. 

 

El uso cada vez frecuente de políticas de “mendigar al vecino” deben detenerse de inmediato, dada la naturaleza globalmente integrada de las cadenas de suministro de productos médicos, alimentos y otros productos esenciales. Las restricciones comerciales a corto plazo solo exacerbarán el posible costo a largo plazo de un virus que cruza las fronteras con facilidad. 

 

•  Brindar apoyo directo para apoyar a pequeñas empresas y trabajadores. Las micro, pequeñas y medianas empresas, que constituyen la columna vertebral de la economía mundial y sus trabajadores que representan más del 80% del empleo en muchos países, serán las más afectadas por los impactos económicos de COVID-19. Hacemos un llamado a los líderes del G20 para que se comprometan con medidas urgentes de estímulo y salvaguarda para apoyar a las MIPYMEs y los ingresos de los trabajadores afectados, incluidos los del sector informal, y evitar el desempleo desenfrenado. Debemos mantener la viabilidad de millones de pequeñas empresas y la seguridad de los empleos en todo el mundo de los que dependen tantos trabajadores y familias. También se debe acordar una ampliación urgente de la protección social para los trabajadores desplazados y los que están en cuarentena. 

 

•  Permitir que el sector privado apoye con las pruebas: Tal y como el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado en repetidas ocasiones, la urgencia de esta crisis requiere un enfoque de todo el gobierno y de toda la sociedad. Hacemos un llamado a los países del G20 para que trabajen en colaboración entre proveedores públicos y privados relevantes para mejorar las pruebas de COVID-19 de manera no discriminatoria y accesible. Esto requiere liberar a todas las fuerzas del sector privado en apoyo de las autoridades de salud pública para realizar pruebas a escala con las garantías de privacidad adecuadas. Algunos países han tomado medidas en esta dirección, pero ahora se necesitan medidas inmediatas para salvar vidas. 

 

•  Aumentar la asistencia internacional: una crisis en casa, no es excusa para dejar atrás a los más necesitados. Hacemos un llamado a los líderes del G20 para que aumenten significativamente la asistencia financiera para ayudar a los países más pobres del mundo a lidiar con los probables efectos de COVID-19, tanto aumentando el financiamiento de ayuda para programas de salud pública, como medidas más amplias de ingresos y protección social como elementos centrales de las intervenciones económicas. Todo el apoyo gubernamental necesario para las empresas debe ayudar a garantizar una licencia por enfermedad remunerada adecuada para todos los trabajadores y, sobre todo, mantener a las personas en el trabajo.

 

Reiteramos nuestra firme convicción de que sólo la cooperación global efectiva puede contener el costo humano y económico potencial del COVID-19. Los límites de las políticas hacia adentro ya son evidentemente claros. La ICC y la CSI ya están tomando medidas urgentes para garantizar que nuestras redes tomen todas las medidas necesarias para mitigar los efectos de COVID-19. Vencer al COVID-19 nos llevará a todos a trabajar juntos. Estamos preparados para hacer más, y el diálogo social es más crítico que nunca en este momento, pero su liderazgo político, se requiere con urgencia.

 

Atentamente, 

 

 

Paul Polman

ICC Chair

 

 

Ayuba Wabba 

ITUC President

 

 

John W. H. Dento AO ICC Secretary General        

 

Sharan Burrow

ITUC General Secretary

Más Noticias Nacionales

              

    

   

{loadposition date}