5 estados se niegan al INSABI y al IMSS Bienestar

b_420_0_16777215_00_images_nacional_febrero-2020_INSABIIMSS.jpg

Aguascalientes, Baja California Sur, Guanajuato, Jalisco y Nuevo León, son los cinco estados que no se adhirieron al nuevo sistema de salud federal mediante el Instituto de la Salud para el Bienestar.

Aguascalientes, Baja California Sur, Guanajuato, Jalisco y Nuevo León, son los cinco estados que no se adhirieron al nuevo sistema de salud federal mediante el Instituto de la Salud para el Bienestar (Insabi). En estas entidades no hay infraestructura de IMSS Bienestar y los gobiernos asumen toda la responsabilidad de los servicios.

 

"Quedan los estados donde no habrá participación federal, porque los gobiernos estatales decidieron no adherirse”, dijo el funcionario federal.

 

Así lo informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien explicó que 23 estados sí firmaron el convenio de unión con la Federación, mientras que cuatro más no se unieron tampoco al IMSS-Bienestar, que son: Chihuahua, Coahuila, Michoacán y Tamaulipas.

 

López-Gatell dijo que de las nueve entidades que decidieron no adherirse, hay cuatro donde opera el programa IMSS Bienestar. Con esa infraestructura se mantendrá la atención para personas sin seguridad social.

 

El funcionario de la Secretaría de Salud explicó que la adhesión consiste en el compromiso de “trabajar juntos en un mismo sistema que se comprometa con la gratuidad”.

 

En total fueron 23 estados los que decidieron adherirse al Insabi. En 19 estados el gobierno federal cuenta con el programa del IMSS-Bienestar, incluyendo a los estados de Chihuahua, Coahuila, Michoacán y Tamaulipas que decidieron no firmar el convenio del Insabi.

 

Los institutos, explicó López-Gatell, obtiene el 13.7% de sus ingresos (4 mil 484 millones de pesos) de las cuotas, monto que garantizará la federación.

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo acerca del fondo para la salud que “el gobierno asumirá que no falte presupuesto, se dispondrá de 40.000 millones de pesos para cumplir con el programa que tenemos, nunca va a faltar dinero y de ahí siempre va a aumentar”.

 

López Obrador puntualizó que el gobierno federal asume el costo de las cuotas de recuperación, 4. 484 millones de pesos, que representan menos de 14% de los ingresos de los nosocomios del tercer nivel de atención.

 

Reiteró el compromiso de poner todo el esfuerzo para garantizar la atención y medicamentos gratuitos, el 1 de diciembre de este año.

 

Como parte de la puesta en marcha del plan de salud se prevé la rehabilitación, remodelación y sustitución de unidades médicas del programa IMSS Bienestar.

 

El mandatario mexicano, informó que en cuanto a los estados que no se adhirieron al nuevo Sistema Nacional de Salud, “La Federación se compromete a transferir los fondos de salud, que nunca serán menores a los que están recibiendo, ese es mi compromiso”.

 

López Obrador dijo en días pasados que el presupuesto para los estados que no se integren al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), está garantizado sin ninguna condición.

 

“Los estados tienen garantizado (los recursos) estén o no estén adheridos, sin ninguna condición , sin ningún problema, lo que queremos es que se orienten bien los recursos que se van a destinar a medicamentos gratuitos y atención”, indicó.

 

López Obrador aseguró que todas las entidades reciben sus presupuestos “en tiempo y cantidad y a veces hasta por anticipado”.

 

“Decirles que se entregan los presupuestos de los gobiernos estatales de conformidad con la Ley de Coordinación Fiscal, para que no ellos (los gobernadores), sino nuestros malquerientes no nos echen la culpa de que si no se otorga un servicio en un estado, por ejemplo, no hay medicinas, no hay atención médica, ‘es porque no nos mandan el presupuesto’”, dijo

 

En este contexto, el mandatario federal dijo que su gobierno no tiene problemas de recursos públicos y negó que no se estén destinando los montos económicos para los estados del país.

 

“No le debemos a nadie, lo que a los estados y los municipios les corresponde se entrega en tiempo y cantidad, y hasta por anticipado. Todo esto lo aclaro porque no se debe mentir, no distorsionar las cosas”, señaló.

 

Apuntó que con el cambio del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se comenzó una campaña para responsabilizar al gobierno federal de las fallas en el sistema.

 

“Hablando de servicio médico, cuando empezó este cambio del sistema de salud, empezaron de que en el ISSSTE había una campaña orquestada para decir que si no había medicinas o atención médica era por la austeridad, por el gobierno federal, por nosotros, por el presidente incluso”, señaló.

 

“Tampoco es polemizar, es reglas claras y el chocolate espeso”, expresó el jefe del Ejecutivo federal durante su conferencia de prensa de este martes en Palacio Nacional.

Más Noticias Nacionales

              

    

   

{loadposition date}