Se topan con el muro; regresan en La Bestia
19 de agosto del 2019

Se topan con el muro; regresan en La Bestia

b_420_0_16777215_00_images_internacional_julio_migrantes-ahora-tabasco.jpg

Migrantes desesperados por la lentitud para cruzar a Estados Unidos de forma ordenada y solicitar asilo están optando por regresar a sus lugares de origen en trenes de carga.


Se trata de padres, con niños y hasta bebés, quienes no tienen recursos económicos para esperar tanto tiempo en esta ciudad fronteriza.

REFORMA hizo recorridos en la vía ferroviaria, ubicada entre las avenidas Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos en Mexicali, desde el pasado 14 de junio, varios migrantes aseguraron que ya ni siquiera habían acudido por un número para solicitar asilo.

En dicho periodo, se observó que el número de viajeros migrantes que suben al tren aumentó.

El 15 de julio, Edwin Adán Cruz Castillo, de 28 años, y su esposa Joselyn Marín, de 25 años, llegaron hasta la vía del tren con su pequeño hijo de 4 años, Kenan Jafet Cruz Marín, cargaban solo una pequeña mochila al hombro cada uno, y un garrafón de agua mediano para toda la familia.

Esa noche, a las 19:30 horas, la temperatura en Mexicali superó los 40 grados centígrados. La temperatura máxima en Tegucigalpa, Honduras, es de 30 grados centígrados.

Edwin platicó que en Tegucigalpa, de donde son originarios los tres, ganaba 740 pesos a la semana en la cosecha de maíz, frijol o café, pero ya no encontró trabajo y salió con su familia el 5 de junio pasado.

"La verdad no salimos por violencia, es por hambre", explicó, "venimos sin dinero y subimos en Palenque, Chiapas, hasta Sonora, de ahí nos cambiamos para Mexicali (alrededor de 3 mil kilómetros en tren)".

La familia permaneció alrededor de un mes en Baja California, estuvieron en el albergue Alfa y Omega, pero consideraron que no iban a poder lograr un asilo, debido a que no tienen familia en Estados Unidos y no cuentan con pruebas oficiales de que su vida está en peligro.

"La mera verdad no me quise tirar (por la cita de asilo) para allá (Estados Unidos)", dijo Edwin, "porque si me tiraba iba a estar como dos, tres, meses, esperando la cita, ya no intenté".

"Sí trabajé, me dieron 200 pesos al día, alcanzaba para comida, y la íbamos pasando, pero no para vivir aquí", añadió.

Al no tener recursos económicos para regresar en autobús a la frontera sur de México, optaron por el tren con rumbo a Guadalajara, Jalisco, desde Mexicali, unos 2 mil 150 kilómetros de viaje en dos días.

Alrededor de las 21:00 horas, al ir a baja velocidad, la joven Joselyn subió en los últimos vagones junto con su hijo, mientras su esposo corrió para alcanzarlos, otras 30 personas -la mayoría hombres solos- también se treparon al tren.

José, originario de Yoro, Honduras, quien prefirió no proporcionar su apellido, indicó que tampoco solicitó un número para el asilo, porque su familia en Estados Unidos ya no le contestó al saber que cada día está más complicado la situación en ese país para los migrantes.

"Está duro (en Honduras), pero acá se complica también, la esperanza era eso (cruzar al otro lado), hasta aquí llegué, o sea teníamos gente que nos iba a ayudar allá, ya no nos responden de aquél lado, y así sería muy difícil, tiene que tener uno quién lo reciba allá", expuso el pasado 10 de julio.

José solo pasó dos días en Mexicali y también había llegado en tren.

Sergio Raygoza Cruz, del albergue El Camino, relató que entre enero y julio lleva atendidos al menos seis personas con las piernas amputadas, debido a accidentes en el tren.

"Es gente que viene llegando, claro que hay peligro al viajar en el tren", señaló, "a nosotros nos los llevaron después de ser atendidos por el Hospital General, los vecinos se preocuparon, que qué les hacíamos, porque veían a muchos sin piernas".

En el 2018, el sector Salud de Baja California registró tres muertes relacionadas a migrantes que viajaban en tren en Mexicali.

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}