Lo bueno y lo correcto
18 de noviembre del 2019

PUNTO DE VISTA

Lo bueno y lo correcto

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_alma-rosa_agosto_ALMA.jpg
Vivimos en tiempos críticos, confusos, difíciles de manejar por la ausencia de valores morales, culturales y familiares; nos enfrentamos a situaciones extraordinarias que nos obligan a tomar decisiones, rutinarias o triviales, de mucha o poca importancia, pero que ejercen una profunda influencia en nuestra salud, es decir en nuestro bienestar físico, emocional y espiritual. Las decisiones que tomamos, reflejan siempre que somos buenos o que somos correctos o ambas cosas.
Bueno y Correcto. Discernir sobre estos dos conceptos, es debate interminable, ya sea con uno mismo o de manera grupal, que a todos nos pone en modo filosófico para decidir entre lo bueno y lo correcto, y entonces actuar.
Quizá podamos pensar, que discernir al respecto de lo bueno y lo correcto, sea una forma fría de conducirse por la vida, una especie de decisión en la que no intervienen las emociones, y meramente la inteligencia y la moral de las personas funcionan como eje rector.
Realmente no creo que las emociones y los sentimientos estén fuera de lo bueno o lo correcto; de hecho, después de analizar los mismos conceptos, desde varios puntos de vista, encontraremos que todo lo que hagamos en esta vida, está sumergido en la subjetividad que le dan nuestras motivaciones y emociones a todas las cosas que hacemos.
Bien, podríamos confundir que lo bueno y lo correcto son lo mismo; pero cuando analizamos estos conceptos desde hechos y no desde la simple y llana definición, es decir, como un concepto filosófico, puedes entender que lo bueno a veces termina siendo lo opuesto a lo correcto, ya que lo correcto es hacer las cosas que están bien en un sentido universal, pero, lo que es bueno para uno, no siempre es bueno para otro, mismo planteamiento para lo correcto.
Tal vez suene ambiguo y no muy claro, pero lo correcto es y será siempre las cosas que benefician a la mayor cantidad de personas posibles.
Podría suponer, que lo bueno es individual y lo correcto es general.
Se es bueno, se hace lo correcto.
Por lo tanto, deberíamos concluir que Entre lo bueno y lo correcto, debemos siempre hacer lo correcto.
 

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}