MIRALDELLY MARIN
18 de agosto del 2019

PUNTO DE VISTA

¿El artista se debe al público?

Leer más...
Mirada y territorio por  Miraldelly Marín
Hasta ahora he comentado sobre la tarea que tienen las instituciones y sus operadores en la promoción del arte visual y otras disciplinas, pero en este juego a dos manos es necesario colocar en primer turno a los artistas, de quienes invariablemente nos preguntamos ¿para quién producen? ¿Qué desean conseguir? ¿Por qué se ponen al frente?
 
Leer más...

Yo, ciudadano, ¿tengo también derechos culturales?

Leer más...
Mirada y territorio | Miraldelli Marín
Leer más...

La apreciación artística también es materia escolar

Leer más...

Miraldelly Marín | Mirada y Territorio

 

A menudo se generan discusiones en torno a cuál es la mejor forma de apreciar una propuesta artística, en especial la relativa a las artes visuales, generando una campiña a dos extremos, el que niega la necesidad de un conocimiento previo y mucho menos profundo de los elementos académicos necesarios para la lectura de una obra invitando a verla con ojos nuevos e ingenuos apelando a la emotividad y la primera impresión para evitar el condicionamiento de la visión, en el otro frente se estima que es necesario abordar la obra con ciertos elementos y acciones básicas como investigar el contexto histórico en que se produjo, recabar datos biográficos del autor que permitan comprender ciertas variaciones de estilo e incluso conocer los procedimientos de producción empleados, llamada técnica. Como vemos, la primera opción propone un sistema de consumo de arte simplista y fácil hasta cierto punto, la segunda tiene implicaciones de estudio formal que el grueso de la población recibe si acaso en el trayecto de su educación básica a través de la asignatura Artes, que bien sea dicho de paso, se trata de una materia inerte tanto por la no formación académica de los profesores en esta área como por la nula inversión del estado y sus aparatos de cultura en el desarrollo artístico de la ciudadanía, además para el sistema educativo nacional no es materia de evaluación a como sucede con lenguaje y comunicación y matemáticas. He aquí donde nuevamente sale a relucir como principal responsable un sistema educativo pasivo que en su programa de estudio en la Educación Artística tiene como propósito que los alumnos participen en diversas experiencias, obtengan conocimientos generales de los lenguajes artísticos, los disfruten y se expresen por medio de ellos… sin contar con una infraestructura humana e institucional acorde a este reto, un síntoma de esta anomalía es la inexistencia de actividades propiciadoras de experiencias estéticas para los estudiantes en los planes anuales escolares, para que como marca el propio documento, desarrollen un pensamiento artístico que les permita apreciar, disfrutar y producir arte. Estamos a tiempo de que los más jóvenes ejerzan el derecho a disfrutar del arte desde su experiencia de vida pero contando con información esencial que otorgue significado a lo que está observando y ocurra una mayor identificación y entendimiento con el arte. Si el artista no produce desde la ingenuidad, no sería válido que el público practique lo contrario, es necesario pues abrir un amplio canal de comunicación y colaboración entre instituciones de cultura y escuelas.

La cultura visual, un pendiente colectivo

Leer más...
He visto pasar por los distintos recintos culturales de esta ciudad un sinfín de exposiciones de diversa índole: pintura, grabado, fotografía, cine, escultura y demostraciones de talleres relativos a estas artes, por lo que termino preguntándome ¿Cuál de una o aquella exposición ha permanecido en la memoria de algunas personas? ¿Si alguien recuerda por lo menos tres eventos de este tipo a los que haya asistido y aumentado la comprensión de su propia naturaleza y la del mundo?
Leer más...

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}