Desempleo, ¿recesión o pretexto?
20 de noviembre del 2019

PUNTO DE VISTA

Desempleo, ¿recesión o pretexto?

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_COLUMNISTAS-Genoveva-Javier.jpg

El desempleo es un tema que debe ser central en la agenda pública pero del que la gran mayoría de servidores públicos se “ocupan” poco y de manera errada al ofrecer a todas aquellas personas en busca de una oportunidad laboral,  medios tradicionales casi obsoletos que dejan a las personas en franca desventaja.

Ahora las ferias de empleo e incluso las ofertas laborales en periódicos han sido desplazadas por portales especializados en búsquedas de empleo como OCC Mundial, así como empresas que vinculan al talento humano con empleadores, tal es el caso de Mampower. En nuestro país este tipo de compañías se han proliferado ofertando valor añadido a las personas en busca de trabajo, brindando orientación curricular, de imagen y mucho más.
No es mi intención demeritar la labor de las instituciones públicas en materia de empleabilidad; sin embargo, es menester avanzar al ritmo de las nuevas tecnologías. Como atinadamente afirma el periodista Andrés Oppenheimer se trata de “Innovar o morir”. Es decir: no se puede seguir ofertando programas del siglo XIX y XX estando en el siglo XXI. Muchos de los trabajos que hoy existen mañana serán cosa del pasado.
Antes de ser una historia convertida en una exitosa serie española como lo es “Las chicas del cable” este era un oficio que alrededor del mundo ofrecía miles de empleos, hoy eso ha quedado atrás y las operadoras que hoy quedan tienen sus días contados porque dentro de poco este noble trabajo como muchos otros ya no existirán más, serán desplazados por máquina inteligentes, robots, toda una corriente denominada “Destrucción Tecnológica”.
No se trata solo de la desaparición de trabajos que implican actividades repetitivas ¡no! Los taxistas que hoy pelean y se sienten desplazados por Uber, en un abrir y cerrar de ojos serán desplazados por automóviles que se conducen solos. Hoy ya es una realidad en Pittsburgh y Phoenix en Estados Unidos el proyecto Self Driving Uber (SDU), la unidad de tecnología avanzada de la firma de movilidad que tienen como objetivo desarrollar vehículos de conducción autónoma. Google y Tesla continúan trabajando para que este ejemplo se repique a nivel mundial.
El problema es que el sector del servicio de autos de alquiler no será el único afectado, profesiones como la de médicos, abogados, periodistas y muchas otras estarán a punto de tener una estrepitosa caída, en tanto que las universidades y los gobiernos continúan apostando por oficios y carreras a que a nivel mundial en unos años se les dirá Ciao. Nos leemos la próxima semana.
 

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}