Syngenta usa productos prohibidos
17 de octubre del 2019

Syngenta usa productos prohibidos

b_420_0_16777215_00_images_economia_junio_00000plagui.jpg

La fabricante de plaguicidas tiene en México 112 sustancias consideradas como altamente peligrosas.

El limón, el maíz, el arroz, el aguacate, manzanas, plátanos, agave, el tabaco, chocolate y muchos otros productos de consumo diario pueden estar contaminados por sustancias químicas prohibidas a nivel mundial por el uso de plaguicidas por parte de empresas como Syngenta.
 
De acuerdo con el registro del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), publicado en junio de 2019, la firma tiene la facultad de producir y vender plaguicidas y fertilizantes con al menos 17 ingredientes activos químicos de alta peligrosidad.
 
Estas sustancias, de acuerdo con la Red de Acción Contra Pesticidas Internacional (PAN, por sus siglas en inglés) están relacionadas con irritación en los ojos, vómito, mareos, pero también con la generación de cáncer y con la perturbación endócrina que a su vez se vincula a malformaciones congénitas, autismo, disfunciones intelectuales, pubertad precoz, disminución de la fertilidad, menor número de nacidos varones, diabetes, obesidad y trastornos de comportamiento.
 
Para el medio ambiente también hay daños por estas sustancias relacionados con la contaminación del aire, la tierra y el agua, que están involucrados directamente con la disminución de las poblaciones de las abejas.
 
La asociación civil Red de Acción sobre Plaguicidas y Alternativas en México, detectó que han sido utilizados en el Valle de Culiacán, en Sinaloa; el Valle del Yaqui, Sonora; en el Bajío de Guanajuato; en los Altos de Chiapas; en la Península de Yucatán; y en la floricultura en el Estado de México.
 
GANANCIAS A CHINA
Syngenta, que encabeza en México Javier Valdés, y que fue absorbida en 2017 por la transnacional estatal ChemChina, busca tener más ganancias al aprovechar una menor partida de recursos públicos al campo mexicano y la necesidad de mayor productividad en el sector.
 
Syngenta es la segunda empresa en el país que tiene más registros de plaguicidas altamente peligrosos autorizados, según la PAN Internacional, que en 2017 identificó 112 para uso agrícola, forestal y pecuario; 20 de uso doméstico, jardinería y urbano y uno para uso industrial.
 
“Las corporaciones de manera transversal utilizan innovaciones tecnológicas en el campo de la ingeniería genética, nanotecnología, biología sintética y otras tecnologías para asegurar niveles de rentabilidad y abrir nuevos mercados. De este modo se generan nuevos productos sin que se evalúen sus impactos en la salud o el ambiente, respondiendo más a las necesidades de acumulación y reproducción de capital que a las necesidades de la mayoría de la población”, expuso un informe de la asociación internacional en 2018.
 
COLUSIÓN INTERNACIONAL
PAN internacional documentó que las autoridades en Europa han dejado que las grandes firmas obtengan las autorizaciones de producir y comercializar las sustancias nocivas.
 
Explicó que en 2015, la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer de la OMS reclasificó al glifosato (que utiliza Syngenta en pesticidas) como probable carcinógeno y que las autoridades en el viejo continente la desestimaron.
 
El Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BfR) de Alemania y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria basaron su evaluación con estudios financiados por la industria, proporcionados por un grupo de expertos liderado por Monsanto, la firma más grande del sector, según el reporte.
 
Con información confidencial, sin posibilidad de acceso público, en un proceso realizado en secreto donde no es posible determinar la independencia de los expertos y si hubo o no un conflicto de interés”, agregó el Observatorio Europeo de las Corporaciones.
 
Especialistas consultados, coincidieron en que las autoridades han dejado de observar las prácticas internacionales, pero además, no se puede decir que sean las mejores a seguir.
 
Advierten que si los procesos de evaluación de sustancias químicas no empiezan a ser públicos, transparentes y con la participación de universidades y asociaciones civiles, seguirá el consumo de las sustancias porque el negocio se ha consolidado y las firmas ganan más dinero.

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}