6 Casos 6

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_Fernando_Valds.jpg

Hasta el momento se habían contabilizado en Tabasco, 6 casos confirmados de Covid-19 según cifras oficiales dadas conocer por el gobierno del estado.

La cantidad pareciera no ser tan grave, sin embargo, el virus está aquí y lamentablemente es cosa de días para que la situación sea más complicada.

 

En ese escenario, la principal preocupación de la mayoría de los ciudadanos es, si tendrá el sistema estatal de salud la suficiencia para atender la demanda de personas afectadas por coronavirus, tanto en equipamiento como en la capacitación y la cantidad de profesionales de la salud, para enfrentar el problema.

 

Lo ideal en estos casos es, evitar hasta por la fuerza, que muchas personas sean contagiadas y ello se puede lograr extremando las medidas de previsión repetidas hasta el cansancio, pero muy poco entendidas y escuchadas por la gente. Sin embrago, en estos casos es en donde la autoridad moral y legal del gobierno, debe intervenir para que la crisis no se salga de control.

 

Preocupado en el daño a la imagen presidencial, más que el daño a la población, el Gobierno Federal se contradice un día sí y el otro también, mientras el presidente sigue de gira (campaña) invitando a la gente a salir y no dejar que los mensajes de su propia administración, vulneren la ya de por sí lastimada economía nacional.

 

Por eso es que, de nuevo, desde los estados se han iniciado una serie de medidas que buscan al menos, salvaguardar en lo posible la salud de los habitantes de cada entidad federativa. Ejemplos como los de Campeche y Yucatán, por citar estados de la región, han trascendido en las redes sociales, en los que se muestra a la propia policía recorriendo calles, parques, plazas y playas, exhortando a la gente para que se resguarde en sus hogares.

 

Pareciera una medida extrema, pero como dicen, a grandes males, grandes remedios. Mientras tanto, en Tabasco se emitió la semana pasada un decreto en el que se delinean acciones concretas para enfrentar la situación; para algunos esa es una medida adecuada, para otros es limitada y con cierto desapego a la legalidad, pero estos no son tiempos de enfrentamientos ni de protagonismos. 

 

Si alguien puede aportar algo para mejorar la situación debe hacerlo y es deber del estado escucharlo y atenderlo. Quizá al final de la crisis, podamos encontrar la tan prometida reconciliación… quizá…

 

Antes de bajarnos del caballito…

 

Hasta en la nave 3 del Parque Tabasco se optó por suspender el cobro de impuestos, derechos y servicios estatales, mientras que, en Centro, en un acto por demás solidario con los ciudadanos, se optó por seguir cobrando, pero por internet. Como dice el compadre: “chulada de disposición”. 

 

              

    

   

{loadposition date}