Parásitos

Parásitos

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_lupita_COLUMNISTAS-Lupita-Vidal.jpg

Arrasó  los Premios Oscar haciendo historia como ganadora de mejor película extranjera y mejor película, dirección y guion pero queda una duda ¿quiénes son los parásitos realmente?

Enfocando la historia de la película a nuestra sociedad, me hace preguntarme ¿Quiénes somos los Parásitos? Ok ¡ahí les va!

 

No se trata de decirnos así entre todos y dividir más una sociedad que está completamente segregada, pero lo que expresa el director en la película fue una realidad que vive su país gracias al capitalismo que cada vez es más fuerte. Cómo hasta el olor de piel puede ser una cuestión de clases. 

 

En una entrevista Bong Joon-ho decía que la familia pobre no era pobre porque quisiera, eran personas capaces; más que la familia rica se podría decir, pero no habían tenido las oportunidades o medios para  salir adelante. Inmediatamente me llegan recuerdos de comentarios que escucho como:  "La gente es pobre porque quiere", entonces está película me hace reflexionar aún más y entender cómo no es que estén jodidos. Hay gente con demasiadas habilidades para superarse pero simplemente no hay las mismas oportunidades. 

 

O la otra parte, tal vez no saben que tienen grandes aptitudes, porque no viven en un entorno donde las pueda desarrollar.

 

Lo vemos en Villahermosa, la vida de la capital pequeña que tenemos no es lo mismo una escuela pública rural, a una escuela pública de la ciudad, menos a una escuela privada e incluso hay diferencias si el sistema es católico o laico;  todo está segmentado por clases y las oportunidades que estos niños tendrán más adelante serán grandes, comparados con los de la escuela pública. 

 

Algo que aquí ha sido generacional, desde las personas que tienen puestos públicos hasta quienes dirigen empresas privadas. Todo esto es algo que yo he vivido; las oportunidades que ahora se nos presentan, no son las mismas que se nos presentaban cuando solo estábamos en una colonia popular.

 

La división de clases, el racismo, el clasismo es algo que seguimos viviendo en pleno siglo XXI todos los días. Alguien me decía que la película era cuestión de enfoques. La mayoría veía con asco a la familia pobre, con malos ojos, victimizando a la familia rica, la que no puede hacer nada sin gente que les haga las cosas, pero bien, no se trata de ver quién es bueno o quién es malo, ni romantizar la pobreza. En la película al final todo colapsó, la unión de los dos mundos hizo una desgracia.

 

¿Qué necesitamos entonces?

 

Oportunidades para todos, políticas públicas que de verdad apoyen a las clases medias y clases "bajas", a ese sector que está tan olvidado y saqueado. No. No necesitamos o más bien la gente no necesita que se les regale dinero, los jóvenes no necesitan programas donde solo se les siga fomentando la flojera.

 

Necesitamos todos como sociedad mejores escuelas, mejores espacios deportivos, mejores centros de salud, mejores bibliotecas, espacios donde los jóvenes no importando la clase social puedan desarrollar habilidades en ciencias, tecnología.

 

Dar oportunidades de desarrollo a la gente que tiene verdaderas capacidades, no a la que tiene apellido, o es blanca. Todos somos iguales y no podemos seguir segmentándonos entre nosotros. Aunque es utópico esto que escribo, tal vez si en nuestro pequeño entorno hacemos esos pequeños cambios, aspiraremos a un entorno mejor.

 

Si no han visto esta gran película ¡vayan a verla! vale muchísimo la pena. 

Merecido Oscar a este gran director coreano, después de que los mexicanos han arrasado en esa categoría, no pudo caer en mejores manos.

 

              

    

   

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}