Uber, entre lo público y lo privado

Uber, entre lo público y lo privado

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_Genoveva_Javier.jpg

En la entrega pasada abordamos la discusión de si Uber ofrece un servicio público o privado, señalando que los usuarios de este servicio no desean ni por equivocación hacer uso del servicio de transporte público en ninguna de sus modalidades. 

Por tanto, la insistencia de eliminar el servicio despierta algunas dudas, referentes a la falta de recaudación de diezmo por parte de esta empresa o incluso a intereses de otra índole, entre los cuales pueden estar los políticos, pero si este fuese el caso, el número de gente que conforma las uniones de taxi no rebasan ni por asomo la cantidad de usuarios de esta plataforma internacional.

Precisamente, resulta increíble que un servicio a nivel internacional, encuentre tantos problemas en México y muy especialmente en Tabasco, cuando las ciudades más importantes del mundo como Nueva York han conciliado y hoy por hoy Uber y los taxistas se apoyan entre sí para brindar el servicio a la gente, y qué decir de Pittsburg donde Uber ya no es manejado por chófer sino que el auto es totalmente autónomo.

 

Si un servicio de este nivel, pone tan nerviosos a los proveedores de servicios de transporte ¿qué pasará en pocos años cuando los robots y la automatización desplacen en su totalidad a los taxistas y otros oficios que dejarán de existir.

Esto nos llevar a un tema urgente en Tabasco para el cual permanece adormilado: la cultura del servicio, una cultura inexistente, y mal entendida a tal grado que al mismísimo estilo chino, se copió el uso de plataformas, es decir el medio, de contacto para uso del servicio sin mejorar ni modificar la actitud y calidad en el servicio de los chóferes de taxis.

Para los tabasqueños es una realidad que la entidad dista mucha de ofrecer servicios turísticos básicos, pensar en servicios VIP o 5 estrellas no se logra en un sexenio porque ni siquiera se ha iniciado. 

 

A la llegada de Uber, se buscó competir con éste con taxi plus, y hoy este último, terminó usando Whatsapp, demostrando que la tecnología es sólo un recurso y lo que Tabasco requiere es cultura del servicio que los taxistas desconocen.

 

Los turistas que llegan a Tabasco, prefieren usar Uber por encima del servicio de Taxi del aeropuerto por dos razones de importancia: el precio y la seguridad ¿puede cualquiera de las uniones de taxi garantizar la seguridad a los usuarios cuando en los diarios los taxis continuamente protagonizan la nota roja en asaltos, robos con violencia, secuestros y asesinato.

¿Ya consultó el gobierno a los ciudadanos? ¿Cuántos funcionarios de primer nivel, destinados a resolver el problema del Uber recurren al servicio público? La verdad es que la SCT y el resto de funcionarios involucrados en este tenor tienen un total desconocimiento de lo que significa recurrir al servicio público en Tabasco, de tenerlo, entenderían porqué Uber, se coloca como una opción segura viable, deseable y costeable.

 

En Tabasco y especialmente en la capital del estado, el servicio público es de contentillo, si llueve no habrá poder humano que pueda hacer que se contacte con el servicio de radio taxi, simplemente descuelgan sus líneas por no disponer de la capacidad para atender el incremento de llamadas, y de los taxis amarillos ni hablar. Simplemente cuando llueve no hay taxis suficientes y en un día normal es igual.

 

Impedir que Uber se quede es cerrar la puerta al progreso y a la modernidad que tanta falta requiere este Estado, al cual, se le ha dejado todo lo que importa y vale la pena a la improvisación. Quieren competir con Uber, con un mounstruo del servicio de transporte, entonces empiecen por capacitar a los chóferes en lo más elemental del manejo, en el trato al usuario, en el manejo de conflictos y también en que sean bilingües. Cuando hagan todo eso, entonces consideren decirle adiós y hasta sacar por la puerta trasera a esta empresa, mientras tanto, procuren aprender y mejorar.

 

En el país, varios estados han conciliado y logrado acuerdos importantes con esta compañía que lo quieran o no, se ha convertido en fuente de empleo de cientos de personas que el mismo Estado no ha podido ofrecerles trabajo. 

 

La ciudad de México actualmente se beneficia con “Transit” una integración a la plataforma de Uber de los diversos servicios de transporte público que funcionan en la ciudad de México: Metro, Metrobús, Mexibus, etcétera, brindándonos más opciones para trasladarnos de un lugar a otro, para que cada vez que deseen realizar un viaje les despliegue un menú con opciones para elegir su método de transporte, que puede ser desde un Uber X, pasando por toda la gama de vehículos, hasta Uber Transit, con las rutas detalladas para caminar, qué ruta de camión o línea de metro tomar, en qué estación bajarse, etc. 

 

En Tabasco necesitamos abrirnos a la modernidad y no actuar con doble moral prohibiéndola aquí y utilizándola en otros lugares y países. El problema no es Uber, es la mala calidad del servicio público que propició el nacimiento de consumidores que no desean taxi, el problema no es Uber, es la mentalidad con la que enfrentas los retos que se te presentan.

 

              

    

   

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}