Paternidad basada en fortalezas

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_ANA_MARIA_PRIEGO.jpg

Mi hija es extremadamente sociable; en un principio me preocupaba que cuando era pequeña, se quería ir casi con cualquier persona, hacia “amistades” en todos los lugares a los que íbamos y no paraba de hablar ni un segundo contando las peripecias de su día. Me preocupaba que, conforme creciera, no fuera capaz de mostrar compostura en ciertas situaciones o que su empeño por siempre socializar, la llevara a salir herida si confiaba en las personas incorrectas. Un día, estando en una reunión, alguien me dijo que admiraba la personalidad de mi hija, porque parecía no temerle a nada y se atrevía a dar el primer paso siempre, que se llevaba con todos y que las personas la querían mucho. Su hijo, en cambio, requería siempre de su compañía y difícilmente soltaba una palabra si no se sentía en confianza.

Ese día comprendí que, lo que para mí representaba una debilidad en mi hija, los demás lo percibían como una fortaleza; y entendí también, que muchos rasgos de nuestra personalidad pueden ser aprovechados positivamente, si nos enfocamos en sacarles el mejor provecho.

 

Pero ¿por qué, como padres, solemos prestar más atención a las debilidades de nuestros hijos que a sus fortalezas?

 

Esto es algo natural en el ser humano, y no nos sucede solo con nuestros hijos, sino con todas las personas; es un sesgo negativo que nos impide prestar la atención suficiente a aquello que está bien, que es bueno, que funciona, para poder potencializarlo y aprovecharlo en lo que no funciona tan bien.

 

Cuando somos padres, queremos que la relación con nuestros hijos sea perfecta y nos agobiamos cuando, después de meses (o años) de repetir las mismas indicaciones, nuestros hijos aún no actúan de manera autónoma; pero es muy importante entrenarnos y actuar conscientemente para potenciar lo que nuestros hijos sí hacen bien, sobre sus verdaderas fortalezas para que, a través de ellas, alcancen sus propias metas o sueños.

 

¿Cómo enfocarme en las fortalezas?

 

Primero, es importante identificarlas y ayudarlos a ellos a identificarlas. Es como darles una mochila en la que pueden ir guardando las herramientas con las que más adelante encontrarán la solución a las situaciones de la vida. Si ellos están conscientes de que cuentan con la herramienta, no dudarán en “sacarla de la mochila” y hacer uso de ella.

 

Poniendo el caso de mi hija, con el tiempo comprendí que lo que yo veía como una debilidad era su fortaleza de inteligencia social; ahora la animo a ser buena con las personas, a ayudar a aquellos que se encuentran en problemas, a interceder cuando alguien está hiriendo a otros. Para ella, esto es sencillo, porque tiene facilidad para relacionarse y adaptarse a diferentes personalidades.

 

En tu caso, ¿qué es lo que tu hijo o hija sabe hacer bien? Tal vez guste de desarmar cosas y eso a ti te provoca fuertes dolores de cabeza, pero puede representar su fortaleza de curiosidad que lo preparará para encontrar soluciones diferentes a problemas comunes.

 

¿Tu hijo siempre está riendo, haciendo chistes y pareciera que no toma nada en serio? Su fortaleza del humor puede ser su principal herramienta para afrontar situaciones adversas, siempre encontrando el lado positivo de las cosas.  O tal vez, consideras que tu hijo es muy terco porque te cuesta mucho trabajo hacerlo cambiar de opinión cuando se ha propuesto algo… ahí está la fortaleza de la perseverancia, que lo ayudará a no darse por vencido cuando las cosas no salgan bien a la primera…

 

Ya que las identificaste en él o en ella, díselas. ¡Empodéralo! Permítele ver esos súper poderes con los que todos los días podrá cambiar su vida y la vida de los demás positivamente.

 

 

*¿Eres un ser feliz? ¿Conoces a alguien feliz? Escríbeme, platícame tu (su) historia y permite que otros se inspiren en ella. Vamos a compartir lo bueno que pasa en el mundo; no para cerrar los ojos ante la realidad, sino para demostrar que la felicidad se encuentra con cada uno de nosotros, siempre y cuando sepamos dónde buscar. De igual manera, si tienes preguntas, sugerencias o comentarios, envíalos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Será un placer aprender juntos.

 

              

    

   

{loadposition date}