Olor a peje asado

Por: Etiquetas:

12 abril 2019 114


VIERNES PEJELAGARTERO. Dicen que comiendo pejelagarto en Saloya, se decidió el futuro de Andrés Manuel López Obrador en aquellos años de las tomas de pozos petroleros y las marchas por la democracia. Ahí, con Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, iniciaron la desobediencia civil en 1995, una jornada que aún no termina, aunque este último no comparte las ideas del tabasqueño, pero su hijo Lázaro está en el gabinete presidencial. Debe ser cierto lo de la reunión en Saloya, les quedaba en camino y no había en esos años ni hay ahorita, un mejor lugar para degustar tan preciado platillo típico de Tabasco. El trabajo constante con la gente en la zona indígena de Nacajuca y Macuspana forjaron el carácter de quién hoy es el presidente de México. Pordiositosanto.

CHUPE TIME EN PUERTA. Habrá un fiestón loco en Nacajuca hoy viernes, el sábado y para rematar el domingo, se trata del Primer Festival del Pejelagarto 2019, cuya tirada es institucionalizarlo para que se repita durante la gestión de la presidenta municipal Janicie Contreras García y quien la sustituya, sea morenista o no. Frente a palacio municipal instalaron una gran carpa y cerraron un carril de la avenida principal donde colocaron otra carpa para recibir a los mejores chefs tabasqueños del momento y a los internacionales: Aquiles Chávez y Jesús Gibaja, mexicanos, y Ulises Chávez, español que comanda un restaurante de comida mexicana por esos lares.

PEJE ASADO EN LEÑA. Hablar del pejelagarto es meternos en aguas pantanosas, ahí donde el lirio acuático domina la escena. Los mejores gourmets del altiplano dicen que el pejelagarto es un platillo exótico y en los restaurantes de categoría lo ofrecen en pasta como si fuera mayonesa, cosas del mercado culinario. Aquí en la comunidad chontal, lo pescan a mano o con fisga y para asarlo en leña le atraviesan una vara por la boca, lo sirven sobre papel de estraza con un chile amashito machacado al lado y unas tortillas gruesas. Así lo comieron Andrés, Porfirio y Cuau, en aquella reunión en Saloya, dicen los allegados.

LA CAMINERA. No podemos soslayar que al pejelagarto lo hizo famoso Andrés Manuel desde que llegó a la dirigencia nacional del PRD, luego en la jefatura de gobierno del D.F. y ahora que es presidente, en palacio nacional se lo han servido en mone, en tamales y en chirmol. El tradicional asado choco es con pejelagarto. El problema, como siempre, es que su alto consumo empieza a mostrar los primeros rastros de exterminio, si antes había ejemplares de metro y medio, ahora los que venden por la carretera a Nacajuca, no pasan de los 75 centímetros. Y los precios se han disparado. Hay ambiente de feria, y este festival organizado por el ayuntamiento de Nacajuca, es el agradecimiento a Obrador por los favores recibidos.  Sea por Dios.

LA POSTA (110419) AHORA TABASCO

Juan José Sánchez Gálvez

    laposta_1@hotmail.com


Deja un comentario