La plaza de linchamiento del siglo XXI

Por: Etiquetas:

11 abril 2019 104

Así bautizaba a las redes sociales el doctor Álvaro Gordoa, señalando la importancia que tienen en la construcción de la percepción y la opinión pública; bien se dice que si no estás en las redes sociales no eres real y no existes, desde un punto de vista comercial esto es tajantemente cierto, pero no todo lo que brilla es oro y no todo lo que se viraliza en redes es cierto.

Es necesario que como usuarios y audiencia cobremos consciencia de las implicaciones que tiene el contenido que consumimos y compartimos; una suerte de responsabilidad digital en verificar de dónde proviene la fuente de información de aquello que subimos.

¿A qué viene todo este sermón? Hace algunos días sucedió un lamentable hecho que prendió los focos de alerta en redes sociales, involucra a la banda Botellita de Jerez y al movimiento #MeTooMúsicosMexicanos, no me parece pertinente tocar el tema por lo sensible que es, sin embargo, la presión social ejercida en redes (entre otros factores) fueron detonante de la desgracia.

Esto se debe al nivel de implicancia que la sociedad actual tiene en los medios de comunicación socio digitales; como prosumidores hemos volcado nuestra atención al contenido y de ello se valen grupos de interés que buscan la desinformación, la calumnia y la polarización; un ejemplo lo podemos visualizar en las fake news y el impacto tan grande que han tenido en los proceso democráticos contemporáneos.

Por favor, no se trata de victimizar o crucificar al activismo digital; se trata de tomar responsabilidad de nuestra dieta informativa seleccionando fuentes confiables que ofrezcan calidad y no tanto cantidad. Esto es sumamente relevante en un mundo donde diversos poderes fácticos presionan a través de cabilderos a los políticos para poner regulaciones y sanciones a estas plataformas. Las redes sociales deben mantenerse libres y plurales.

Si el lamentable hecho del que partimos hubiera sucedido en estados unidos, el tema se estaría debatiendo en la agenda pública; Fox ya hubiera hecho un reportaje de los “peligros” de las redes y uno que otro político ya estaría reavivando el debate en el congreso.

Seamos responsables, es uno de los pocos bastiones que nos queda como sociedad civil organizada; usemos con sabiduría sus fortalezas ya que el poder que estas ejercen en la opinión pública es abrumador, encumbrando o destrozando reputaciones en abrir y cerrar de ojos.

Roy Herrera

Imagen 101


Deja un comentario