“Orgullosa legislatura”

Por: Etiquetas:

10 octubre 2018 94

Testigo fiel

En los últimos días la LXIII Legislatura de Tabasco se ha visto envuelta en todo tipo de críticas a tal grado que incluso algunas ya escalaron al plano nacional a raíz de la reciente aprobación de la Ley de Obras Públicas pues se observa con preocupación que al eliminarse las licitaciones públicas, ahora a través de adjudicaciones directas se cometan actos de corrupción.

El tema se convirtió en un escándalo que llegó a las más altas esferas de la política en el país, pues inmediatamente se manejó que con dicha ley, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, desde su tierra estaría planeando conferir a allegados la construcción de la refinería en Dos Bocas y el Tren Maya, cuando en el pasado fue lo que tanto criticó.

De ahí la preocupación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) quien a inicios de esta semana advirtió que con dicha ley se allana el camino para que obras como la construcción de la nueva refinería en Tabasco se realicen bajo el riesgo de inflar precios a costa del erario con lo que se estaría abriendo la puerta a la corrupción.

Incluso desde el Senado de la República, la fracción parlamentaria del PAN anunció que hará un exhorto para que el Congreso de Tabasco dé marcha atrás a la “ley a modo” para la adjudicación directa de contratos en proyectos como la nueva refinería, además de preparar ese partido en el estado un recurso de inconstitucionalidad.

En Tabasco el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández tuvo que salir al paso de las críticas la semana pasada durante una reunión con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) con quienes socializó los alcances de la nueva legislación y para despejar dudas aseguró que se instalará un Consejo de Obra Pública integrado por ciudadanos que vigilarán no haya anomalías ni irregularidades en los contratos asignados.

La que de plano se voló la barda fue la presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso, Betty Milland  quien ayer dijo a reporteros que era un orgullo que la legislatura estuviera rompiendo paradigmas y se haya convertido en tema de análisis a nivel nacional a raíz de la aprobación de dicha ley. ¿Será que la diputada no lee la prensa nacional? porque eso de sentirse orgullosa de la tranquiza que les están  metiendo es más para preocuparse. No sólo se lleva entre las patas a Morena, sino al mismísimo López Obrador y su tierra natal, que debería ser cuna de la cuarta transformación que han anunciado con bombo y platillo por todo el país.

 

 


Deja un comentario