El ritual del Informe de Gobierno

Por: Etiquetas:

10 octubre 2018 151

AGENDA POLÍTICA

Desde 1992 cuando Manuel Gurría Ordóñez rindió su primer informe de labores, no ha vuelto acudir ningún gobernador al Congreso local, o recinto alterno como se acostumbraba antes para rendir cuentas del estado que guarda la administración pública local, envían al Secretario de Gobierno a cumplir con lo dispuesto en la Constitución, aunque posteriormente en lo que denominan Encuentro Ciudadano, presentan un mensaje político.

No se explica porque ese desaire del Ejecutivo al Legislativo, si para rendir protesta al cargo si acuden, aunque sea en otro sitio que es declarado previamente como sede alterna. Ahora se pretende que nuevamente regrese el mandatario en turno al Congreso a dar su informe, tal como fue mencionado por Tomás Brito Lara en la iniciativa presentada, aunque de aprobarse antes del 11 de noviembre, no aplicará al mandatario actual, que es la fecha donde se debe entregar el VI Informe.

La rendición de cuentas del gobernante era considerado como un acto solemne, muchos decían que era el Día del Gobernador, así como sucedía también el 1 de septiembre en San Lázaro con el Informe Presidencial.

Al parecer dejaron de acudir los titulares del Ejecutivo, Federal y Estatal, a entregar personalmente su informe y dirigir un mensaje, para evitar escándalos como el protagonizado por Porfirio Muñoz Ledo cuando interpelo por primera vez a un Presidente de la República; de entonces a la fecha, en Tabasco se decidió enviar representante y tener el ritual en otro sitio, aunque sin la solemnidad que se requiere con el Poder Legislativo en sesión.

En varios Estados los gobernadores han regresado a sus Congresos locales a entregar el informe de actividades de manera personal, también tienen otro evento para dar paso al culto a la personalidad, para el lucimiento político con sus invitados, pero cumplen con el protocolo de ir ante los diputados.

Ahora por la crisis económica que vive la entidad, a diario son los reclamos de quienes no les pagan, aunque no aplique esta iniciativa de reforma presentada por Tomás Brito, sentaría un buen precedente que se realice la ceremonia del VI Informe en el Congreso local, sería un acto de congruencia en relación a los nuevos tiempos que se avecinan de austeridad y racionalidad

La ceremonia del Informe de Actividades del Gobernador en turno debe ser nuevamente solemne, ante los diputados, frente a los diferentes sectores de la sociedad, ya no son tiempos, ni las condiciones, para eventos fastuosos en sedes alternas; ese ritual tiene sentido político en la sede del Legislativo, no hay motivos para que se siga enviando un chalan a entregar el documento que da cuenta de las acciones emprendidas en el año. Los informes deben ser en el Congreso local, así lo establece la Constitución de manera original.

 

 


Deja un comentario