Pemex, ¿fin al conflicto?

Por: Etiquetas:

10 septiembre 2018 154

Testigo fiel

Tuvieron que pasar 25 años para que, al parecer, ahora sí, el petróleo ya no sea más un recurso que siga enfrentando a los tabasqueños, sino que al contrario se convierta en una real palanca de desarrollo con la llegada a la presidencia de la república de Andrés Manuel López Obrador y un gobernador del mismo partido en Tabasco, en este caso, Adán Augusto López Hernández.

Tras su ruptura con el PRI en 1987, y la posterior derrota ya como opositor ante Salvador Neme Castillo y de encabezar el primer Éxodo por la Democracia a la ciudad de México, en 1993, López Obrador se dedicó a dar apoyo a productores con carteras vencidas y a campesinos cuyas tierras resultaron afectadas por las actividades de Pemex. A partir de ahí nunca más la relación con la paraestatal fue la mejor.

Después de las elecciones de 1994 y de perder la gubernatura ante el priista, Roberto Madrazo, el originario de Macuspana llamó a la resistencia civil a sus seguidores con quienes bloqueó 435 instalaciones petroleras en el estado. Y no sólo eso, AMLO también organizó acciones de resistencia civil mediante el no pago de la luz eléctrica, que dicho sea de paso, la deuda que ha generado entre usuarios y CFE, será condonada por el presidente electo una vez que asuma funciones.

En 1995, el tabasqueño emprendió nuevamente a la capital del país lo que llamó la Caravana por la Democracia tras el desalojo que sufrieron perredistas en la Plaza de Armas de Villahermosa. Sin mayores resultados, en febrero de 1996 encabezó bloqueos a instalaciones petroleras de Tabasco para exigir indemnizaciones a más de 40 mil campesinos y pescadores afectados por las actividades de Pemex. De hecho la revista Proceso mostró en aquella histórica portada al líder opositor descalabrado y con la camisa manchada de sangre.

Pero todo eso ya es historia, este fin de semana, de visita por el estado el principal protagonista de esa lucha social ya como presidente electo,  acompañado del gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, la próxima secretaria de Energía, Rocio Nahle y el futuro director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, anunció una inversión de 75 mil millones de pesos para este sector, borrón y cuenta nueva para deudores de CFE y una tarifa justa. Sin duda una nueva etapa para Tabasco después de más dos décadas de enfrentamientos. Una nueva relación que podría convertir al estado  en la capital energética del país y de todo el continente americano como dijo el gobernador electo. Ojalá así sea.

 


Deja un comentario