La constancia de mayoría

Por: Etiquetas:

9 agosto 2018 210

Finalmente Andrés Manuel López Obrador recibió su constancia de mayoría, lo que lo acredita como Presidente electo de México. Concluye así un proceso electoral muy diferente a los vividos en los últimos años –diríamos que desde la elección de 1988- que estuvieron empañados por la duda en los resultados, acusaciones de fraude y otras irregularidades; salvándose quizá el proceso del 94, pero empañado por el asesinato de un candidato.

A López Obrador lo acompaña la certeza de que la gran mayoría de los mexicanos emitieron un voto favorable a él y con esa autoridad moral, encabezará un gobierno validado por lo que le han dado en llamar, “un bono democrático” que le va a permitir maniobrar con relativa facilidad.

Quizá la expectativa más grande que ha despertado el ascenso al poder del nativo de Macuspana, se esté dando en Tabasco. Para nadie es un secreto que la voluntad popular le otorgó más que el voto en las urnas, la esperanza de un futuro mejor.

Los resultados electorales nos dejan en claro que no sólo los militantes y simpatizantes de Morena emitieron su sufragio en favor de AMLO; lo hicieron de igual manera perredistas, priistas, panista, verde ecologistas y todas las demás expresiones políticas que conviven en el edén.

Es decir que paisanaje, voto útil y la certeza de que no seremos más relegados a un segundo plano, generaron las condiciones para que hoy en día, la sociedad mantenga vivo el ánimo de que deberán llegar cosas mejores al estado (peores no se podría ya).

Andrés Manuel tiene un compromiso con Tabasco, será el presidente de todos, sin embargo la deuda histórica que la Federación tiene con este estado requiere de urgente atención y él está consciente de ello, por lo que las expectativas son muy altas.

Si los anteriores gobiernos sabían que electoralmente Tabasco no les representó gran cosa, el actual sabe perfectamente que su estado de origen le va a demandar justicia, esa justicia que desde hace más de 30 años les prometió por primera vez…

Antes de bajarnos del caballito…

En puerta la renovación de tres partidos políticos. En Morena no hay conflicto, es un hecho que César Burelo continuará al frente. PRD y PRI están hechos bolas, los amarillos a la espera de señales de sus liderazgos locales y nacionales y los tricolores peleándose por el cascarón. Su actual dirigente le apuesta más al fracaso de Morena que al crecimiento propio…

El TioVivo

fernando.valdesleyva@hotmail.com

@Fer_valdesleyva

Fernando Valdés

 

 


Deja un comentario