EL TIOVIVO – Espacios en las universidades públicas

Por: Etiquetas:

12 julio 2018 116

Una de las ofertas de campaña del hoy presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, fue que ningún joven se quedara sin la posibilidad de ingresar a alguna de las universidades públicas que existen en el país.

Quizá en un futuro esta promesa se pueda cumplir, aunque para ello se requiera destinar muchos más recursos a la educación superior, con el fin de ampliar la oferta de una sociedad que cada día demanda más espacios.

Pero mientras eso no ocurra, todavía tendremos que seguir utilizando algún método de selección de aspirantes a ingresar a las universidades y hasta el momento no existe ninguno que en apariencia sea más justo que el examen de admisión.

En Tabasco, hemos estado viendo como un grupo de padres de familia, cuyos hijos no aprobaron el examen para ingresar a la UJAT, protagonizaron una serie de protestas con el objetivo que los jóvenes obtengan un lugar en la universidad que no se ganaron en la prueba de selección.

Y lo que es peor, exigen que como sus pequeños no pasaron el examen, les regresen el dinero que pagaron por el derecho al mismo. Eso sería como si usted fuera al cine y como no le gustó la película, pida que le reintegren el dinero que pagó por el boleto. Es un absurdo.

Algunos maestros en redes sociales, estuvieron convocando a los alumnos rechazados y sus padres a acudir a rectoría para exigir que los coloquen en alguna otra carrera, como segunda opción. Estos llamados por parte de maestros, junto con la expectativa que generan las promesas de campaña y la desinformación que la propia universidad genera, han puesto de nueva cuenta a la UJAT en el ojo del huracán.

Se dice mucho que hay una gran cantidad de alumnos que ingresan gracias a una recomendación o mediante el pago de fuertes cantidades. Por ello es que el proceso de selección debe enmarcarse en un riguroso procedimiento de transparencia, que no deje lugar a especulaciones.

De nada nos sirve una universidad que se autonombre como la máxima casa de estudios, si al interior de la misma reina la corrupción, la sospecha y el tráfico de influencias.

Mientras no se reconsidere darle esta necesaria transparencia y hasta que no existan las condiciones para que todos tengan un espacio en sus aulas, seguiremos viendo este tipo de espectáculos vergonzosos alrededor de los exámenes de admisión…

Antes de bajarnos del caballito…

Como si la actual administración municipal de Centro no tuviera demasiados problemas, ahora una licitación muy sospechosa para la instalación de luminarias, ha motivado que el sector empresarial exija el fin de esas prácticas tramposas y que se cumpla con la ley. Parece que Casilda y su antecesor no entendieron lo que la sociedad expresó en las urnas…


Deja un comentario