EL TIOVIVO – La nueva correlación de fuerzas

Por: Etiquetas:

3 julio 2018 142

Pasada la jornada electoral, es importante revisar lo que viene para cada una de las fuerzas (si es que sobreviven todas) que participaron en el proceso. Morena y sus candidatos hicieron -“haiga sido, como haiga sido”- lo que pocos partidos han logrado en tan corto tiempo. Hoy son la primera fuerza política nacional y estatal, muy por encima de los demás.

 

Sin un afán de hacer leña o patear perros, es preciso decir que en lo local y nacional, el PRI, actualmente el partido en el gobierno a nivel federal, se fue hasta el tercer lugar con casi 5 puntos porcentuales debajo del PAN y más de 30 de Morena. Si eso no es un rotundo fracaso, entonces es difícil encontrar la manera de cómo llamarlo.

 

El PAN, cierto, es la segunda fuerza, pero muy abajo del puntero en lo nacional, mientras que en lo local corre el riesgo de perder el registro, lo que significa que tendría que trabajar sin prerrogativas y bajo la tutela de su dirigencia nacional.

 

Lo que llama más la atención es lo que en el PRD ocurre. El partido del Sol Azteca fue en su momento casi lo que hoy es Morena, en cuanto a lo que en crecimiento de un partido joven se refiere. Fue el fenómeno electoral que puso a temblar a muchos, hasta que la ambición de sus dirigentes y la borrachera de éxitos, terminó por hundirlo, al grado que hoy no llega ni al 3% de votos que se requieren para poder subsistir.

 

En Tabasco el PRD es gobierno y ello le ayuda para que cuando menos se alcen con dos triunfos municipales: uno en Jonuta y otro en Zapata, aunque para ser justos, hay que señalar que dichas victorias responden al trabajo electoral de los caciques locales Tito Filigrana y Armín Marín, respectivamente. De ahí en fuera, el partido gobernante no ganó nada.

 

Los partidos políticos tienen que rediseñar su forma de interactuar con la sociedad. Lo que originalmente eran las estructuras hoy ya no funcionan como tal, los años de engaños y desprecio dieron al traste con su supuesta efectividad, misma que hoy ha mostrado su verdadera dimensión.

 

La sociedad quiere un cambio de verdad (no verdadero), no se trata de cambiar para quedar iguales, el “gato pardismo” no tiene cabida en una sociedad que quiere que sus gobernantes realmente los representen…

 

Antes de bajarnos del caballito…

 

Los números hablan por sí solos: hace 6 años el PRI obtuvo más de 466 mil votos, ahora apenas 115mil. El PRD ganó en el 2012 con 547 mil sufragios, el domingo pasado recibió menos de 190 mil. Las diferencias son por demás elocuentes…


Deja un comentario