EL TIOVIVO – Reconciliar Tabasco

Por: Etiquetas:

21 junio 2018 118

Cuando revisamos la historia reciente de Tabasco, cuando observamos todo lo que hemos perdido en oportunidades, lo que hemos dejado pasar por intereses de grupo o rencillas personales. Cuando analizamos lo que nos ha costado la división que a partir de la confrontación política se ha generado, es cuando entendemos la trascendencia del llamado a la reconciliación que hoy se nos propone.

Un político vale por la capacidad de saber interpretar las necesidades de la sociedad por encima de posturas ideológicas y de conveniencias facciosas. Lo que le urge a Tabasco en estos momentos es superar la etapa de la confrontación y caminar hacia la recomposición social.

En ese sentido, hay que reconocer la habilidad que ha tenido el candidato de Morena al gobierno del estado, Adán Augusto López Hernández, de entender que lo que el estado requiere es obviar la confrontación, en aras de sumar a todos en el mismo fin.

Reconciliar a Tabasco no es fácil. Tenemos años fomentando la división, abriendo la brecha entre unos y otros, generando el encono entre grupos, alimentando el resentimiento en contra de los que piensan diferente y cerrándole las oportunidades a quienes defienden o representan opciones diferentes.

Todo ello ha provocado que el progreso, el desarrollo, las oportunidades pasen de largo y hoy seamos un estado rezagado, con más problemas que perspectivas y por lo mismo con una mayor dificultad que otros para avanzar como sociedad.

¿Entendimos la lección? ¿Estamos dispuestos a dejar atrás el pleito después del proceso electoral? Si quien hoy nos llama a la unidad, en verdad encabeza un gobierno incluyente y si los grupos reconocen que entre todos nos puede ir mejor, entonces habremos avanzado más de lo que debimos hacerlo en casi tres décadas de madrizas.

Los que nos dividieron, ya se fueron. Aquí nos quedamos los que queremos volver a ser los amigos que siempre fuimos. Tabasco lo merece…

Antes de bajarnos del caballito…

Alguien que a pesar de todo, siempre fomentó la amistad, la lealtad y la humildad en el mejor sentido de la palabra fue Humberto Villegas Zapata. Tito nos dejó el grato sabor de boca de haber convivido con un hombre excepcional, congruente, inteligente y que se dedicó a acumular, más que riquezas, valores, experiencias y amistades. Con defectos y virtudes, fue alguien que trascendió en el corazón de quienes lo conocimos; todos lo vamos a extrañar. Descansa en paz…


Deja un comentario