Seguridad para todos

Por: Etiquetas:

17 mayo 2018 72

El TioVivo

La muerte del periodista Juan Carlos Huerta, ha generado una serie impresionante de comentarios que en muchos de los casos nada tienen que ver con la realidad y mucho menos ofrecen algún contenido que sea útil a la sociedad y al gremio.

Las pasiones que se tengan al margen de los acontecimientos no deben rebasar la línea de la cordura, la ética y la legalidad. Lo ocurrido con Huerta Gutiérrez no tiene por donde se le busque algo positivo, pero debe ser al menos, un hecho que motive a la reflexión.

Sería irresponsable aventurar cualquier conclusión en torno a lo que ocurrió, deberán ser las autoridades las que determinen, después de una rigurosa investigación, cuáles fueron las causas que motivaron que el compañero perdiera la vida. Decir cualquier cosa al margen de las pesquisas policiacas, es prestarse al juego perverso de los que buscan enturbiar más el ambiente en el que vivimos los tabasqueños.

Por supuesto que el reclamo generalizado es el castigo a los culpables, desde luego que nadie quiere que esto quede impune. Es obligación del estado dar resultados a tiempo y con certeza que lleven a que se haga justicia.

Pero lo que más importa en este momento, es que este tipo de crímenes no vuelvan a repetirse. No queremos seguir viviendo en la zozobra y el temor. Es facultad de las autoridades garantizar la seguridad de todos los habitantes de este estado, no sólo de unos cuantos.

Lo que sucedió el pasado martes debe de dejar dos lecciones primordiales: la primera como ya dijimos y que atañe a toda la sociedad, es la de que se garantice la seguridad de las familias tabasqueñas y la segunda, debe de permear sobre todo en el medio de la comunicación.

Quizá sea este el momento en que reflexionemos que ninguna diferencia en la manera de pensar, en la tendencia o en las afinidades que cada uno de los que ejercemos la labor periodística tiene, vale la pena como para perder una vida.

Es el momento de hacer un espacio para el entendimiento y la unidad de todos. Solamente en unidad y armonía seremos menos vulnerables, ninguna causa vale más que la vida de algún compañero y si cada uno de nosotros se siente con la libertad de hacer su trabajo de acuerdo a sus convicciones, ya ganamos todos.

Quienes tenemos ya algunos años en el medio sabemos que los personajes públicos son pasajeros, nosotros aquí seguimos. No perdamos lo más por lo menos…


Deja un comentario