De un tuitazo

Por: Etiquetas:

17 mayo 2018 276

República 3.0

Mucho trabajó la maestra Margarita Zavala, fue construyendo su camino para poder ser candidata a la Presidencia de la República, sin embargo, el camino no le fue nada fácil. Ante la coyuntura de control total del partido por parte de Ricardo Anaya, no le quedó más que tomar la difícil de decisión de salir de las filas del partido que llevó a su esposo a ser presidente de México.

Tuvo presencia en medios, porque era una candidata a la grande, sin embargo, sin el apoyo de su partido y los escasos recursos económicos, además de su plano discurso a sus votantes, los números en diversas encuestas solo indicaban que bajaba cada vez más. La manera en la que se desarrolló en el primer debate, también en poco ayudó, no se le vio cómoda en el papel de candidata, no jalaba, no convencía.

Lamentablemente traer sobre si la presidencia de su esposo Felipe Calderón, fue un elemento que le restó, no podía argumentar experiencia, cuando quien estuvo al frente fue otro. Su trayectoria como legisladora no fue suficiente para ganar la confianza de los votantes, las encuestas, esas fotos del momento, solo fueron a la baja.

Vivimos en la vorágine de la información, vivimos en la inmediatez del meme, y eso obliga aún más a cuidar las formas. De un tuitazo, a las 13:00 hrs de ayer miércoles 16 de mayo, Joaquín López Doriga bajó a Margarita de la carrera por la grande. Pareciera uno de esos momentos de las revistas del corazón en donde se venden las exclusivas, bien cuidadas y bien producidas. En el video de la cuenta del periodista, la ahora ex candidata inicia con un “aprovecho aquí”, y con ellos termina su participación en la elección 2018.

Se extraña la formalidad para una acción de ese tamaño, en el seno de un programa grabado, quienes lo vimos, vimos un momento pasado, vimos el dejo de una decisión tomada, de esas que debieran decirse puntualmente frente a aquellas voluntades que se movieron. Faltó el mensaje en vivo, la decisión de frente, no se puede evitar la sensación de quien se va por detrás. No se cuidaron las formas.

Se lamenta la acción porque la política exige presencia, exige franqueza, exige dar la cara ante las situaciones complejas. Lamentablemente dejar así la campaña, permite cuestionar la entereza, en las supuestas tensas decisiones que debía tomar de haber estado en la silla. Se lamenta que la única mujer que estaba en la contienda la deje.

Y se fue de un tuitazo.

 

 


Deja un comentario