Encuentran un enorme sarcófago negro enterrado en las calles de Egipto de 2 mil años de antigüedad

El ataúd estaba acompañado de una gigantesca cabeza de alabastro de un personaje hasta hoy desconocido.

12 julio 2018 171

Arqueólogos encontraron en los alrededores de la ciudad de Alejandría, al norte de Egipto, un enorme cofre negro de más de 2 mil años de antigüedad del que no tenían noción que existiera. El cofre estaba acompañado de una gigantesca cabeza hecha de alabastro. Nadie sabe qué hay dentro del él.

Esto, que parece el inicio de cualquier película de momias, no lo es. Acaba de pasar en el país africano.

Una misión arqueológica del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, institución responsable de la conservación, protección y regulación de todas las antigüedades y las excavaciones arqueológicas en el país, descubrió una antigua tumba que data del período ptolemaico, que hace referencia a los Ptolomeos, la dinastía de la familia real griega que gobernó durante aproximadamente tres siglos desde 305 hasta el 30 D.C.

Tumba encontrada en Alejandría (Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto)

La tumba se encontró a 5 metros de profundidad, mientras los investigadores realizaban una excavación de inspección rutinaria en la calle Al-Karmili, en el distrito de Sidi Gaber, Alejandría.

En su interior encontraron un sarcófago de granito negro, considerado el más grande descubierto en Alejandría. Tiene una altura de 185 cm, una longitud de 265 cm por 165 cm de ancho. Los investigadores observaron que existe una capa de mortero entre la tapa y el cuerpo del sarcófago, lo que indica que no se había abierto desde que se cerró en la antigüedad.

Cabeza con forma humana hecha de alabastro
Cabeza con forma humana hecha de alabastro (del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto)

También se encontró una enorme cabeza con forma humana hecha de alabastro, la cual creen los arqueólogos que tenía el rostro del personaje enterrado en la tumba.

Los científicos aún no han abierto el sarcófago, pues esperan investigar un poco más antes de hacerlo. Por las características del entierro suponen que hay alguien de muy alto estatus en su interior.


Deja un comentario