Posa que posa, preciosa

Posa que posa, preciosa

b_420_0_16777215_00_images_punto-de-vista_octubre_Alfredo_Sosa.jpg

¿De dónde viene lo que hemos aprendido? Lo que ahora rige nuestra conciencia. ¿Quién determinó los estereotipos?

¿A quién se le ocurrió decidir que algo era bueno o era malo? Y, sobre todo, para qué. Después de estas preguntas existenciales les cuento que seguimos en el día <no sé cuál> de cuarentena y sigo viendo series o algunas películas para distraerme un poco de toda la información que recibo al día del coronavirus. 

 

Les contaré de POSE, una serie que pueden encontrarla en Netflix, al menos la primera temporada, y cuenta la historia de la comunidad gay en estados unidos en la época donde el VIH no era mencionado por las autoridades correspondientes, pues creían que el virus era un castigo divino para las personas homosexuales; entonces esperaban que esta pandemia terminara con todas estas personas. 

 

b_420_0_16777215_00_images_entretenimiento_marzo-2020_pose-netflix-draglicious-01.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

Estamos hablando de la comunidad gay, latina, negra y pobre. Todos estos estereotipos y fundamentos sin respaldo y mal intencionados orillaban a que este grupo de personas vivieran sin calidad de vida, sin reconocimiento, sin leyes, vaya, sin ningún respaldo social.

 

Para sobrellevar el rechazo y la soledad, la comunidad gay en Nueva York conformaba “Casas”, a las cuales les ponían el nombre a convenir. Estas casas eran departamentos habitados por miembros de la comunidad y como líder tenían a una “Madre”, sí, tal cual una familia. 

 

Ellos se reunían en salones de baile, de donde surgió el VOGUE, estilo de danza inspirado en la revista Vogue y no en la canción “Vogue” de Madonna como incorrectamente se cree. Lo que hizo Madonna fue popularizarlo y volverlo visible para los demás estratos sociales. 

 

b_420_0_16777215_00_images_entretenimiento_marzo-2020_pose-serie-1-1566748395.png

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno como no entraré en más detalles, puntualizo que siempre un poco de historia, de conocer nuestras raíces y a nuestros antepasados, nos brindará el sentido de pertenencia. Ser respetuosos de las luchas antiguas, pues son las que han marcado nuestro destino, para que hoy podamos ser y podamos crecer, más todavía. Porque aquellos que dicen que no le deben nada a nadie, creo que les faltan unas clases de historia. 

 

Y como aún seguimos en coronavirus, tabasqueño, por tu bien y el de tu gente, no seas desobediente. 

 

Sígueme en @soyalfredososa

 

              

    

   

Suscríbete y recibe las noticias en tu correo o WhatsApp

Ver Nuestras Políticas de Privacidad y Términos de uso
Puedes desuscribirte en cualquier momento.

{loadposition date}