Divulgan libro de anécdotas sobre la fotografía en Tabasco

En el auditorio del Museo Regional de Antropología “Carlos Pellicer Cámara”, la Secretaría de Cultura estatal presentó el libro “La eterna instantánea: anécdotas sobre la fotografía en Tabasco”, de Ángel Valdivieso Cervantes, que rescata historias de ocho maestros de la lente. Los comentarios estuvieron a cargo del escritor Vicente Gómez Montero y del autor.

12 abril 2019 124

En el auditorio del Museo Regional de Antropología “Carlos Pellicer Cámara”, la Secretaría de Cultura estatal presentó el libro “La eterna instantánea: anécdotas sobre la fotografía en Tabasco”, de Ángel Valdivieso Cervantes, que rescata historias de ocho maestros de la lente. Los comentarios estuvieron a cargo del escritor Vicente Gómez Montero y del autor.

Vicente Gómez comentó que la obra publicada recientemente por el Gobierno del Estado de Tabasco, es un libro multidisciplinario que reúne textos agradables y fotografías interesantes.

“Estamos ante un texto que goza de la certeza de la crónica y de la belleza de la imagen. Su autor, Ángel Valdivieso, acude al recuerdo como esa patria donde nos acomodamos a nuestras anchas, pero igualmente nos recuerda ese pasado donde la firmeza del pulso, la seguridad del ojo, la pericia en el reconocimiento de la luz fueron las bases del fotógrafo, al menos, el que se quería dedicar con toda demencia a esta difícil carrera”, aseguró.

Añadió que todos los participantes de este libro hablan de ese momento en que descubrieron (encontraron) su vocación. “Valdivieso acude a la memoria, ese océano donde perdemos la brújula, pero el cronista la encuentra guiando a un barco que debe llegar a buen puerto. Mucho dicen los reseñados porque el cronista sabe guiarlos”.

Destacó que el libro habla por sí mismo, la elección de los artistas de la lente acomoda el transcurrir de un estilo a otro. Una de las más bellas demostraciones de humildad, dijo, es cuando el autor hace que el reseñado diga su opinión, una frase, un pensamiento, convirtiendo el tratado en un libro múltiple. “He ahí la magia de Ángel Valdivieso: reunirlos, preguntarles, sacarlos de la cómoda experiencia del salón de exhibición o del estudio para convertirlos en seres humanos que nos cuentan cómo se volvieron esos fotógrafos que admiramos”, puntualizó.

“Hay mucha humanidad en este libro, hay amor. En todas sus páginas está el encuentro con lo humano, con la imagen, con la existencia. Valdivieso no olvida la labor de investigador, pero su investigación no ciega los visos del alma. Estamos frente a un libro diferente que toca los sensibles resquicios del alma, sin convertirlos en reliquias a nuestro cuidado. En la eterna instantánea vemos cómo podemos acercarnos al ser humano que hizo algo diferente sin volverlo mito”, señaló Montero.

En tanto, Ángel Valdivieso mencionó que su libro es una historia de historias. Es una toma panorámica en la que aparecen ajenos y cercanos, ocho personajes de la fotografía en Tabasco de los siglos XX y XXI: Rafael Vila Escalante, Augusto Marí, Armandito de la Cruz, Edmundo Segura, Chacato Zúñiga, Rigoberto Ceballos, Nacho Osorio y Arturo Cervantes.

“Los ocho personajes aquí reseñados cumplen con un denominador común: la mayor parte de sus obras aspiraron químicos, actuaron en la oscuridad, experimentaron magia, miraron la vida pasar por un visor. A todos la fotografía les ofreció un quehacer”, aseveró.

“La eterna instantánea”, afirmó Valdivieso, es un acto de justicia para estos personajes, para que su historia y todo lo que vivieron se quede de algún modo. “Un intento muy humanístico fue permitirles contar su historia”, sostuvo.

“Faltaron personas aquí. La selección de los fotógrafos la consulté con dos personas mucho mayores a mí, les pedí consejos. No quise ser, de ningún modo, alguien que privilegiara a unos y a otros, pero sí creo que, por ejemplo, faltó irme a los municipios. No todo es la capital, hay que establecer que este libro está centrado, prácticamente, en las cuadras que forman el Centro Histórico de Villahermosa. Si hubiera un segundo tiempo para ‘La eterna instantánea’ sería para esos fotógrafos que en los municipios hicieron también lo propio”, culminó.

Rafael Ortega


Deja un comentario